Pedro Muñoz

Pedro Muñoz

Enviar
Viernes 31 Marzo, 2017

La responsabilidad de alcanzar bienestar no es tarea del Estado; es una misión a la que todos los costarricenses estamos llamados

La fuerza de las alianzas público-privadas

Algo tienen claro los vecinos de San Rafael de Alajuela. Si quieren que el tren llegue hasta su comunidad, tendrán que aportar un grano de arena al proyecto.
Los lugareños aceptaron el reto. A sabiendas de que necesitarán una estación moderna, la Asociación de Desarrollo movió a las fuerzas comunales para salir a tocar las puertas de empresas vecinas.
La iniciativa entusiasmó al comercio local, que decidió dar su apoyo. Empresas locales, entre estas varias dedicadas al ramo de la construcción, participarán en la edificación de esa infraestructura de 44 metros de ancho para la que están contempladas rampas de acceso para personas con discapacidad, cómodos espacios de espera, zonas verdes, iluminación y la plataforma de acceso al tren.
Cada uno de los involucrados aportará según su capacidad: unos facilitarán mano de obra, otros materiales y terceros recursos económicos para lograr que, en algún momento de 2017, comience la construcción. De esta forma, todos ganarán, pues la esperanza es que el tren ayude a descongestionar las vías.
De este tipo de ideas de trabajo en equipo entre la sociedad civil, las instituciones estatales y la empresa privada pueden surgir cosas buenas, pues demanda enfocarnos en objetivos, aportar soluciones y trabajar en equipo.
Por eso siempre he considerado las alianzas público–privadas como un camino para traer bienestar, como ocurre, por ejemplo, en Uruguay. En julio de 2016, el Gobierno de ese país anunció una inversión de $12,3 miles de millones mediante ese mecanismo para construir infraestructura energética.
La responsabilidad de alcanzar bienestar no es tarea del Estado; es una misión a la que todos los costarricenses estamos llamados. Podemos demostrar que nuestra Costa Rica Puede Más.