Enviar
Al menos 212 muertos enlutan la isla tras paso de Gustav y Hanna

La Española se prepara para recibir a Ike

Huracán perdió algo de intensidad el viernes al bajar a categoría tres, con vientos máximos sostenidos de 195 kilómetros por hora

Bogotá
EFE

Haití y República Dominicana, después de haber sufrido los estragos de Gustav y Hanna que dejaron al menos 212 muertos en el primer país y 10 en el segundo, se preparaban el viernes para enfrentar la llegada del potente huracán Ike, que también amenaza a Cuba y el sur de Estados Unidos.
Ike arribará al Caribe en medio de una intensa operación internacional para hacer llegar la ayuda a los países de la zona caribeña, sobre todo a Haití, que es el peor parado en esta emergencia ciclónica y el más necesitado.
El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, con sede en Miami, informó en su boletín de las 21.00 GMT que la tormenta tropical Hanna sigue su curso hacia la costa sureste de Estados Unidos, donde los expertos esperaban que arribara la noche del viernes.
“Solo un pequeño incremento en la velocidad de los vientos” puede transformar a Hanna en un huracán, agregó.
Una tormenta tropical se convierte en huracán de categoría uno cuando tiene vientos máximos sostenidos de 119 kilómetros por hora en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco.
Por otro lado, el huracán Ike perdió algo de intensidad al bajar a categoría tres, con vientos máximos sostenidos de 195 kilómetros por hora, y se espera un debilitamiento adicional en los próximos dos días.
Pese a ello, Ike sigue representando una amenaza para Cuba y el sur del estado de Florida, donde puede tocar tierra el próximo martes, señalaron los expertos del CNH.
El “potencialmente peligroso Ike” primero se dirigía hacia las Bahamas que están bajo vigilancia de huracán, al igual que las islas Turcos y Caicos.
Los gobernadores de Carolina del Norte, Virginia y Florida declararon el estado de emergencia ante la amenaza de Hanna, mientras que en dos estados de Carolina del Sur comenzaron las evacuaciones.
Por otro lado, ante la crisis humanitaria en Haití y República Dominicana la comunidad internacional se ha movilizado y ha enviado toda clase de ayuda para los miles de afectados.
En Haití, el país más pobre de América Latina, los organismos de socorro nacionales e internacionales tratan de llevar ayuda humanitaria a los afectados por el fenómeno, que calculan que son más de 650 mil, muchos de ellos niños que desfallecen por falta de agua o comida.
El viernes la Comisión Europea otorgó 2 millones de euros (unos $2,8 millones) en concepto de ayuda de primera necesidad para Haití y entregará a la República Dominicana 7,5 millones de euros (unos $10,6 millones) para la prevención y la rehabilitación por los desastres ocasionados por las tormentas.
Por su parte, Estados Unidos autorizó, a través de sus respectivos embajadores, ayudas a República Dominicana, Haití y Jamaica por un valor de $250 mil para las víctimas de los huracanes que han asolado la región.
En Haití, donde unas 212 personas han muerto en los últimos diez días debido a las lluvias y las inundaciones ocasionadas por el huracán Gustav y la tormenta tropical Hanna, la embajadora estadounidenses Janet Sanderson autorizó una ayuda de $100 mil para asistir a los afectados.
También la Unidad Panamericana de Respuesta a Desastres de la Cruz Roja, con sede en Panamá, envió 21 toneladas de ayuda humanitaria a mil familias haitianas.
En República Dominicana, el otro país de la isla La Española, el embajador Robert Fannin aprobó una ayuda de $50 mil, mientras que su homóloga en Jamaica, Brenda LaGrange Johnson, proporcionará $100 mil a los afectados.
La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo envió el viernes a Haití un segundo avión con 12 toneladas de ayuda.
Además, la ONU expresó su preocupación por la escasez de alimentos en Haití, ya que por el paso de las tormentas tropicales “las cosechas quedaron destruidas” y anunció que sus agencias están prestando la ayuda necesaria a los afectados.
También, la Cruz Roja francesa anunció que intervendrá con carácter de urgencia para ayudar a las 800 mil personas afectadas en Haití, para lo cual enviará el próximo lunes un avión con ayuda de primera necesidad y desplazará tres equipos de refuerzo especializados en logística, refugiados, agua y saneamiento.
Por otra parte, República Dominicana se prepara para recibir al Ike que el sábado podría pasar cerca de las costas del norte del país.
Las lluvias que dejaron a su paso el huracán Gustav y la tormenta tropical Hanna, predecesores de Ike, han saturado los suelos, por lo que las autoridades dominicanas de socorro están preocupadas por posibles deslizamientos del terreno.
Mientras, a Cuba llegó el viernes un avión con 15,8 toneladas de ayuda humanitaria del Gobierno de España para los damnificados del huracán Gustav, al tiempo que las autoridades toman las medidas necesarias para la llegada del ciclón Ike.
En cuanto a la tormenta Josephine, el CNH indicó el viernes que sus vientos máximos sostenidos son de 85 kilómetros por hora y se esperan pocos cambios en su intensidad durante las próximas 24 horas.
Josephine se hallaba el viernes en el Atlántico al oeste de las islas de Cabo Verde, frente al continente africano, y se desplaza hacia el noroeste a 15 kilómetros por hora.
En la actual temporada de huracanes en el Atlántico (del 1 de junio al 30 de noviembre) se han formado diez tormentas y cinco huracanes.
Meteorólogos de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por su sigla en inglés) vaticinaron en agosto pasado que esta temporada será muy activa, con la posible formación de 14 a 18 tormentas tropicales, de las que entre siete y diez pueden llegar a ser huracanes.


Ver comentarios