Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 10 Enero, 2017

Si usted está empezando la semana y el año de trabajo, empiece bien, haga un presupuesto claro de sus gastos, defina prioridad del pago de sus deudas más caras, organice sus gastos en prioritarios y no prioritarios y sobre todo, intente ahorrar un poco

Reflexiones

La cuesta de enero

Hoy martes 10 de enero, estamos exactamente en lo más inclinado y difícil de la cuesta de enero 2017.
Se trata de un conocido fenómeno financiero, vivido por una buena parte de las familias costarricenses, sobre todo aquellas que dependen de un salario como principal fuente de ingresos.
La principal razón del problema es el poco orden de nuestras finanzas familiares entre finales y principios de año. Muchos habrán terminado la semana de vacaciones y apenas amanecen hoy, calentando de nuevo el escritorio, sobre todo, los empleados del sector público o aquellos que tomaron una semanita extra, en el sector privado.
Otros, viajan hoy en autobús, porque las fiestas y gastos extraordinarios de fin de año, no les permiten sacar su carrito, además, con la sorpresa de mayores costos, gracias a la subida de la gasolina y el diésel, de finales de la semana pasada.
No falta quién ya lleve a la casa de empeño la pantalla o el celular nuevo, para poder tener unos cincos para el gasto de la semana, ni que decir de los taxistas, porteadores y otros tantos que amanecieron secos y que van hoy “a coyol servido, coyol comido”. Finalmente, es el agosto de las garroteras en casi todo lado, algunos comprometiendo el salario escolar y otros, poniendo un préstamo más en la lista o empujando, con la tarjeta de crédito, para llegar a la quincena o a fin de mes.
De igual forma que nuestras familias viven la cuesta de enero, teniendo en cuenta que algunas veces se gastó por encima de nuestras posibilidades o peor aún, se pretende vivir mejor o más allá de lo que la billetera permite; nuestro Estado empieza este 2017 con una clara cuesta arriba de enero. Disfrutamos de las mieles del contexto internacional por casi tres años consecutivos, pero la bonanza en los precios del petróleo y la situación de caída de la tasa de interés nos permitió una deuda fácil y relativamente barata, algo que ya ha empezado a revertirse. Así las cosas, llegamos a enero 2017 con grandes desafíos y déficits, sin atender. Hemos tardado demasiado en discutir sobre pensiones, beneficios extraordinarios e impuestos nuevos en nuestra Asamblea Legislativa. Aunque suene fuerte, debemos hacer las tareas pendientes de ordenar nuestras finanzas públicas, antes de que el fenómeno se desborde y volvamos a caer, presa del despilfarro y la charlatanería o las falsas promesas que provoca la campaña electoral.

Ordenar la casa y estratégicamente pensar ¿dónde, cuándo y ¿cuánto invertir?, debe ser la prioridad en este enero en cuesta. Que no nos tome la resaca del salario escolar o que pensemos, que las tarjetas de crédito pueden seguir dando el margen para las fiestas que vienen. Si usted está empezando la semana y el año de trabajo, empiece bien, haga un presupuesto claro de sus gastos, defina prioridad del pago de sus deudas más caras, organice sus gastos en prioritarios y no prioritarios y sobre todo, intente ahorrar un poco, para momentos más difíciles. No quiero ser aguafiestas o decirle que se acabó la fiesta, pero la verdad, desde mi parecer, este año pinta más duro que otros, no se descuide y verá, que podrá enfrentarlo con bienestar y progreso.
Tenemos enfrente un ajuste en intereses, inflación y tipo de cambio, que es irreversible y que de no hacerse prudente y en tiempo por el Banco Central, pondrá serias dudas al manejo de la macroeconomía costarricense. Tenemos enfrente un año que impone seriedad y compromiso de nuestra clase política, pero también sobriedad y austeridad en el accionar de las empresas y de las personas.

Dr. Leiner Vargas Alfaro
www.leinervargas.com