Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


La Conferencia de París conducirá a una paz lejana

| Martes 17 enero, 2017


Mientras se mantiene el baño de sangre en la vecina Siria, los líderes mundiales están ocupados convocando a otra exhibición de soberbia equivocada

La Conferencia de París conducirá a una paz lejana

¿Cómo animar a los pueblos a hacer la paz? Usted les ayuda a sentarse y hablar para que puedan reconciliar y resolver sus diferencias. Usted los prepara para la necesidad de hacer sacrificios dolorosos, porque el premio de la paz vale la pena.

La conferencia franco-palestina en París está a punto de hacer exactamente lo contrario. En lugar de instar a los dirigentes palestinos a que regresen a la mesa de negociaciones con Israel, reforzará la determinación serial de su liderazgo a evitar negociar a cualquier precio.

El camino hacia la paz entre Jerusalén y Ramallah pasa por eso: Jerusalén y Ramallah. No en Nueva York. No por París. No a través de foros internacionales, resoluciones o conferencias inútiles. La paz se pavimenta a través de negociaciones bilaterales, con sus líderes reunidos cara a cara, listos y dispuestos a trabajar con los demás. Ese fue el caso de la paz entre Israel y Egipto en 1979; esa fue la lección de la paz entre Israel y Jordania en 1994. De Irlanda del Norte a Sudán del Sur, en regiones tras regiones, las conversaciones directas de paz solo han traído soluciones reales.

El primer ministro israelí, Netanyahu, ha pedido reiteradamente al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, que se reúna con él, pero en lugar de unirse y respaldar esas súplicas, la comunidad internacional prefiere incentivar la evasión deliberada de Abbas. De hecho, ¿por qué debe Abbas negociar con Israel cuando él sin esfuerzo alguno puede hacer que la comunidad internacional culpe a Israel, aun cuando logra una ceguera general, a la cultura del odio y la violencia en sus propias narices en Palestina.
Israel ha dicho que sí —y continúa haciéndolo— en cualquier oportunidad, en cualquier momento, en cualquier lugar, a tener negociaciones directas con los dirigentes palestinos sin condiciones previas. Se han acordado reuniones una y otra vez para la solución de paz entre los dos estados. Pero los palestinos han huido de las negociaciones directas una y otra vez, desde Camp David en 2000, hasta la de Ehud Olmert en 2008, y París y Washington en 2014. Como si fuera un tema de recolectar cerezas para apaciguar a los palestinos, la conferencia en París solo consolidará esta intransigencia palestina y perpetuará el conflicto, perjudicando así al pueblo palestino en lugar de ayudarlo.

El esfuerzo palestino para internacionalizar el conflicto, habilitado por los líderes mundiales, permite a los líderes palestinos evitar una resolución de estatus final en estas líneas. De hecho, esta evasión perpetua solo demuestra que el conflicto nunca ha sido sobre un Estado palestino. Es —y siempre lo ha sido— sobre el derecho de Israel a existir, dentro de cualquier frontera. La solución al conflicto requiere que los palestinos estén dispuestos a vivir junto a Israel, en lugar de buscar reemplazarlo.

Si las naciones del mundo realmente buscan avanzar en la paz, deben enviar un mensaje claro e inequívoco a Abbas: Dejar de alentar la violencia y el terrorismo, dejar de promover el discurso de odio y dejar de educar a los niños palestinos para matar a los israelíes. Más bien, enseñarles que Israel está aquí para quedarse, y que las relaciones pacíficas con Israel deben ser el fundamento de un futuro Estado palestino.

Mientras se mantiene el baño de sangre en la vecina Siria, los líderes mundiales están ocupados convocando a otra exhibición de soberbia equivocada que no exige nada de los palestinos. Como tal, la conferencia de París es una reunión como las de ayer. Es antiisraelí y antipalestina; es antipaz y contraproducente. La comunidad internacional puede y debe hacerlo mejor.

Davy Antebi
Primer Secretario y Cónsul
Embajada de Israel en Costa Rica