Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


La comparecencia presidencial

Luis Alejandro Álvarez [email protected] | Miércoles 06 septiembre, 2017


La comparecencia presidencial

La investigación del tema del cemento chino llegó al lugar que todo parece indicar ha sido el epicentro del “cementazo”; donde las diversas reuniones que se dieron para favorecer una aparente apertura del mercado, que como resultado vino a favorecer con contratos a un empresario que ha tenido las puertas abiertas con mucha más facilidad que diputados y la gran mayoría de los ciudadanos.

El Presidente, bajo juramento estuvo a la orden de los diputados de la comisión, para que estos le hiciesen las preguntas pertinentes que ayudaran a dilucidar un poco la maraña que envuelve este tema.

Nuestros representantes, en su mayoría, dieron la impresión de no estar preparados para la magnitud del caso que tienen entre manos, las preguntas fueron deficientes y no tocaron el fondo del problema.

El tiempo utilizado para discursos, críticas y/o alabanzas a la gestión del convocado fue mal utilizado pues el tema tiene muchas aristas e implicaciones y ha sacado a la luz lo que a todas luces parece ser una red de amigos y personas que se ayudan desde la misma Casa de Cristal.

Vimos un Presidente que respondió las preguntas que se le hicieron, e incluso a los comentarios, pero que igual no fue lo claro que pudo haber sido.

Mencionó el Presidente información sobre reuniones en las que no estuvo presente, y a la vez da la impresión de no tener conocimiento de mucho de lo que pasa bajo sus narices.

Buscó eludir responsabilidad en los nombramientos que se hicieron de los miembros de la Junta Directiva, depositándola en un Consejo de Gobierno encabezado por él y compuesto por sus ministros, sus personas de confianza para gobernar.

A pesar de que es harto conocida la amistad que le ha unido por décadas al hoy director de la DIS, a su diputado de confianza y amigo, y a algunas personas que han tenido algún papel en los actos que se investigan, pareció olvidar y no recordar. No precisar.

La noche del lunes vimos al Presidente una vez más cambiar de posición sobre el diputado Morales Zapata, pidiéndole una renuncia que sabe que no vendrá, tal como no vino en el pasado cuando en medio de la campaña política se le aplicó la misma táctica distractora del distanciamiento, de inmolarlo. La amistad no se deteriorará.

Este diputado sigue siendo cuestionado, y debe ser investigado hasta las últimas consecuencias.
A pesar de la insistencia del Presidente de que las gestiones del señor Bolaños no tuvieron resultado, los contratos que este ha tenido con el Estado demuestran lo contrario.

La tesis de que se busca romper un duopolio, para beneficiar a los consumidores, se desploma por sí sola, ya que el precio del cemento no ha tenido reducción alguna sino que se ha dado un incremento, dato certificado por autoridades, sin dejar de lado que no es una actuación consecuente con la realidad de las actuaciones de esta administración en la que los aguacates sirven de ejemplo.
Momento clave de la comparecencia, fue cuando se le hizo saber al Presidente por uno de sus interpeladores que existen mecanismos de ley que ante un duopolio permiten establecer precio, proceso menos engorroso que lo acontecido.

Un aspecto rescatable es el hecho de que el Presidente de la República compareciese a declarar bajo la fe de juramento, ante una Comisión Investigativa del Congreso. Pocos países se pueden jactar de que actos de esta naturaleza se den, y deja bien parados la institucionalidad y el sistema de derecho.

Los amigos hoy siguen donde están, y la investigación continuará. Habrá cementazo para rato.

Queda mucho por escudriñar.