Logo La República

Martes, 20 de abril de 2021



NOTA DE TANO


La afición es la principal víctima del desastre

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 25 marzo, 2021

Sergio Hidalgo

El fútbol de Costa Rica se cae a pedazos y la persona que jerárquicamente ocupa el cargo más alto de su dirección, parece no darse cuenta.

Similar a los destrozos que causan las cabezas de agüa, la cabeza que dirige el fútbol costarricense lo destroza diariamente por falta de capacidad.

Rodolfo Villalobos es un dirigente fantasma; nunca lo hemos visto interesado por ejemplo en visitar el estadio nuevo de Limón, capturado por drogadictos e indigentes para recuperarlo o preocuparse por el abandono del estadio mundialista de Liberia. No son temas de su agenda.

Lea más: "Rodolfo Villalobos me llamó para que fuera a los medios a hablar mal de Pinto": Exfederativo

Dicen sus allegados que gasta más tiempo comprando ropa de marca recomendada por el príncipe Gustavo Matosas, jugando al golf o amarrando acuerdos con los asambleístas para perpetuarse en su trono. Será presidente hasta el 2023, de manera que a los ticos nos sobrará tiempo para mirarlo retratarse una y otra vez en los grandes escenarios del fútbol mundial, con Gianni Infantino y sus secuaces de FIFA.

Esto a don Rodolfo lo transtorna.

Después de que nos metieron el 3-0, los seleccionados mexicanos nos dieron una bailada en Guadalajara, que sonroja y avergüenza.

¿Quiénes sufren con estas humillaciones?

Los aficionados costarricenses; ellos son las víctimas de estas presentaciones ridículas y bochornosas de nuestra Tricolor.

¿Ustedes creén que a Rodolfo Villalobos o a su vicepresidente, Sergio Hidalgo, le preocupan estas presentaciones de nuestros mejores futbolistas que nos llenan de vergüenza?

Lea más: Fracaso en Guadalajara tiene nombre

Ellos están en otra cosa, viven y disfrutan de otro mundo, de viajes, hoteles y lujos y es por esto, para no perder las ventajas de sus puestos, que se aferran al silencio, rehúyen la polémica, bajan su perfil, porque acomodados que son y que están, saben que “calladito más bonito”. No les conviene la bronca.

Hoy están en Bosnia, mañana en Austria, ayer en Guadalajara y Qatar está a la vuelta de la esquina. De avión en avión, de hotel en hotel, de limosina en limosina y cenando en Roma, París y Madrid, todo gratis, no queda tiempo ni espacio para trabajar en el desarrollo del fútbol costarricense.

Una prensa deportiva cómplice y complaciente, inundada de números y sin análisis, atrapada económicamente en radio y televisión por los réditos que produce la Selección Nacional, permite que estos ineptos naveguen en celestes manantiales, en lugar de que los fustiguemos con rayería y tormenta.

Si no los expulsamos, el abismo espera.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES


Con el Saprissa nos hundimos todos

Viernes 16 abril, 2021

Juan Carlos Rojas, como federativo carga doble responsabilidad







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.