Juan Carlos Barahona

Enviar
Jueves 13 Noviembre, 2008

“Kudos” para el MEP

Juan Carlos Barahona

Ayer LA REPUBLICA traía noticias que me llenan de optimismo y quiero opinar sobre dos de esos temas que tienen que ver con aciertos en la administración educativa y que por su trascendencia deben ser reconocidos como un acierto (eso significa “kudos”).
El primero es la decisión mediante la cual el que pierde una materia, repite la materia y no el año. Hay tantas formas de ver lo pertinente de esa decisión. Uno lo puede ver ingenierilmente, imaginarse de manera fría un proceso por el que los estudiantes van pasando y, desde esa perspectiva mecánica, “reprocesar” todas las materias en “batch” representa un desperdicio y suboptimiza el proceso. Pero más allá de eficiencias, es reconocer que la educación es, ante todo, un proceso de socialización, en el que se entraban las amistades que lo van a acompañar a uno toda la vida.
¿Cuántos de nosotros llamamos todavía mejor amigo a alguien que conocimos con el uniforme puesto?
Desconectar a un muchacho de su grupo o “generación” y estigmatizarlo como “quedado” era violentar la naturaleza social del proceso y del individuo que, además de herido y resentido, quedaba en fila para convertirse en “desertor”.
¡“Kudos” para las autoridades educativas!
El otro acierto decidí contárselo a raíz de la columna que publicó don Carlos Denton en que nos cuenta que se juntó con jóvenes “desertores” y, entre otras cosas, descubrió que no habían pretendido desertar de la educación sino del sistema educativo. Don Carlos ahondó en las razones y nos cita tres: Los docentes poco preparados y desmotivados, los problemas de hacinamiento en las aulas y pasillos y los problemas de violencia dentro del recinto educativo.
Si estos son efectivamente las principales razones de deserción, el MEP va por muy buen camino pues desde el inicio de la gestión se ha propuesto resolver el problema de infraestructura y equipamiento escolar. Vea qué importante es este tema: Obviamente responde a la segunda de las causas citadas pero también está íntimamente ligado al tema de calidad de la docencia y al de la violencia. El primero es un tema de liderazgo y motivación, porque si se dan las condiciones adecuadas el docente se prepara, pero si va a trabajar a un lugar descuidado, con los baños rotos, sin equipo y con los muchachos tanto o más incómodos que ella, no le podemos pedir milagros (¡aunque muchos los hacen!). Y la relación entre infraestructura, autoestima, hacinamiento y violencia está más que estudiada y documentada.
El tema es viejo pero aún no se resuelve, solo en primaria la tercera parte de las aulas no está en buen estado. Hace una década quisieron resolver el problema trasladando los recursos de infraestructura y equipamiento a las juntas de educación. Ideológicamente suena bien… “que las comunidades y los padres decidan”, pero se les fue por lo alto un detalle… y es que por eso no dejan de ser fondos públicos y deben someterse a todos los trámites a que se somete el gasto público. Es decir, se les pasó la plata y el problema burocrático, para el cual, obviamente, tienen menos capacidad que una oficina central gubernamental. La medida generó, eso sí, presión para construir pues ahora la plata estaba en las chequeras de la comunidad y en ese sentido, se creó un incentivo positivo. Resuelto el tema financiero, la presión se volcó sobre el sistema y contribuyó a que colapsara, al punto que hoy se están atendiendo proyectos que tenían financiamiento desde 2004 y en fila hay casi $30 millones de, acumulándose en cuentas corrientes a la espera de que se concluyan trámites administrativos para contratar y recibir las obras y equipos.
El MEP se abocó a resolver este problema. Mediante decreto de reestructuración, creó la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo, creando así la posibilidad legal y presupuestaria para formar un equipo de personas que puedan sacar la tarea. Por todas las razones que ustedes se imaginarán, ha tomado un año dotar de personal la nueva Dirección, pero hoy, finalmente, hay medio centenar de personas para liberar la presa de cientos de proyectos a lo largo y ancho del territorio nacional.
Como todo sistema, un ajuste en una parte, crea efectos en otra. Empoderado el cliente con dinero (las juntas de educación) y resuelto el tema de presupuesto y personal, lo siguiente en estallar son los procedimientos operativos y mecanismos de comunicación y coordinación. Pues bien, me complace enormemente contarles que con el apoyo de dos ingenieros jóvenes (contratados con recursos de la Cooperación Alemana), esos 50 funcionarios y funcionarias dejarán por un día sus labores para encerrarse casi 12 horas en las aulas de INCAE para revisar crítica y científicamente la forma en que hacen las cosas, usando incluso herramientas computacionales para simular procesos y alinear sus recursos y capacidades con sus metas y demandas.
¡“Kudos” para los funcionarios del MEP!