Kruijswijk, más líder ... Amador, más lejos
Steven Kruijswijk reforzó el liderato con una gran cronoescalada. LUK BENIES-AFP/La República
Enviar

201605222241040.rec30.jpg
Dos etapas bastaron para cambiar totalmente el Giro de Italia. Primero la jornada del sábado y luego la cronoescalada de ayer.
De ellas ha salido fortalecido Steven Kruijswijk para convertirse en el nuevo líder de la competencia luego de que el tico Andrey Amador cediera la “maglia” rosa.
El ciclista holandés en dos días no ha mostrado debilidad de ningún tipo, lo que sí han hecho dos de los favoritos, Alejandro Valverde el sábado y Vincenzo Nibali ayer.
Ambos han visto cómo Kruijswijk se aleja en lo alto de la clasificación general, luego de la cronoescalada de poco más de 10 kilómetros en Alpe di Siusi.
El ciclista del equipo Lotto, de hombros anchos, completó un fin de semana de ensueño al acabar ayer segundo por detrás del ruso Alexander Foliforov, que se llevó el triunfo por escasas décimas de segundo.
En el segundo lugar está Esteban Chaves, luego de dos buenos días. “Todavía hay un largo camino por recorrer y vamos a seguir como hasta ahora y mantener una actitud positiva para la próxima etapa”, comentó.
Mientras Valverde falló el sábado, pero logró reaccionar ayer al ser tercero. Nunca hay que darlo por eliminado de la contienda.
“El sábado pasé un día ni malo del todo ni bueno, regular. No estoy acostumbrado a tanto tiempo en altura y no era yo. Me mató la altitud prolongada. El cuerpo iba como extraño, yo me sentía mareado.
Este domingo la situación ha sido completamente distinta; me marcho contento, satisfecho de haber vuelto a mi mejor nivel. Seguimos estando en la lucha y queda aún mucho Giro para recuperar o para perder más”, afirmó el ciclista español en declaraciones de su equipo.
Nibali tuvo un gran sábado, pero ayer desperdició ese esfuerzo al perder más de dos minutos con respecto a la “maglia” rosa, y 1’41” con Valverde.
El italiano no logró dar con el ritmo y tras de eso sufrió un problema mecánico que le obligó a cambiar de bici en plena competencia.
“Existen jornadas bonitas y jornadas negras. Hoy (ayer) es una de estas. La sonrisa siempre se mantiene. Soy humano y no me avergüenzo de ello”, expresó contundente Nibali en las redes sociales.
Para Amador la cima está cada vez más lejos, ya a 5 minutos y 27 de Kruijswijk, tras una cronoescalada en que las sensaciones no fueron como él deseó.
“Las sensaciones no son las que me gustaría tener. No me he curado todavía de un pequeño catarro que llevo arrastrando desde hace unos días”, aseguró el tico, que a partir de mañana deberá trabajar aún más por Valverde.
“Creo que Alejandro está muy bien y esperemos que en las próximas etapas todo vaya bien”, añadió.
Hoy es día de descanso, el último antes de comenzar el camino final rumbo a Turín.
201605222241040.ACC-30-02.jpg
Andrey Amador tuvo un día duro subiendo Alpe di Siusi. Tomada de Movistar Team/La República


 


Ver comentarios