Enviar
Kir

Es una bebida catalogada como apta para tomar antes de una cena o almuerzo, en lugar de una piña colada o cualquier otra de este tipo, que lleva a trastornar al estómago con el exceso de dulce, especialmente para este periodo de fiestas donde los excesos son frecuentemente provocados por generosas invitaciones.
Por principio un aperitivo debe tener las cualidades de estimular el apetito en lugar de inhibirlo.
La historia del Kir es francesa y nace en la zona de Dijon, fue popularizada por Felix Kir el alcalde de esa ciudad en Burdeos quien lo ofrecía en recepciones después de la Segunda Guerra Mundial, aunque hay otras versiones no confirmadas de su origen.
Este coctel se basa en la mezcla en su versión original de licor de cassis (grosella negra), de vino blanco seco y posteriormente también con champagne seco el cual se denomina Kir Royal.
El señor Kir autorizo la utilización de su nombre para promover la economía de la zona y ayudar al consumo de vino blanco que en ese momento tenían en exceso.
Se dice que los alemanes habían confiscado todo el vino tinto produciendo este exceso del blanco.
El licor de cassis es bastante dulce, combinado apropiadamente con poca cantidad resulta en una bebida refrescante, pero no dulce en sobremanera.
Por lo tanto si usted se encuentra en un restaurante y solicita un Kir asegúrese de indicarle al salonero que no se exceda en la medida de cassis, una cucharadita bastará para darle ese toque al vino blanco y un tenue color rosado que lo hace agradable también a la vista, le aseguro que quedará bien con su estómago y provocará buena conversación alrededor de la bebida.
¡Buen provecho y hasta la próxima semana!
Ver comentarios