Kimi saborea vieja miel
Karim Sahib-AFP/La República El finlandés Kimi Raikkonen regresó este año a la Fórmula Uno, luego de dos años experimentando en el rally y ayer mostró su mejoría al ganar en Abu Dabi.
Enviar

Kimi saborea vieja miel

Volvió a ganar tres años después; Alonso recortó tres puntos a Vettel

Como en los viejos tiempos, como en 2009 cuando ganó por últimas vez una prueba en la Fórmula Uno, como lo estuvo soñando, ayer Kimi Raikkonen volvió a saborear las mieles del triunfo al vencer en el Gran Premio de Abu Dabi.
{foto5}Una victoria que Lotus celebró por todo lo alto, y cómo no, desde 1987, en el Gran Premio de Estados Unidos, por aquel entonces con Ayrton Senna como piloto, no ganaba una fecha.
Kimi, campeón en 2007, pero que luego se alejó de la F1 para probar suerte durante dos años en el rally mundial y que regresó este año, mostró un buen desarrollo en la clasificación y lo consagró ayer en el circuito de Yas Marine, donde se desarrolló una de las mejores carreras de la temporada.
Al podio también llegaron Fernando Alonso, quien con su segundo lugar le recortó tres puntos al líder Sebastian Vettel, que terminó con una carrera impresionante al pasar del último puesto —luego de ser castigado por acabar la clasificación sin un litro de gasolina— al tercero. Sin duda el máximo ganador de la jornada y un podio que le sabe a gloria.
La carrera fue una locura desde el momento de la salida, Raikkonen, cuarto en parrilla, protagonizó un buen arranque y, al igual que Fernando —que salió sexto—, avanzó dos puestos a las primeras de cambio.
El inglés Lewis Hamilton comandaba —tras firmar el sábado su vigésima quinta “pole”—, pero un fallo en la presión de la gasolina lo hizo terminar en la cuneta, abandonando en el giro 20.
Alonso rebasó en primera instancia a Jenson Button —cuarto ayer— y en la primera vuelta adelantó de forma genial al australiano Mark Webber, quien hizo una carrera para el olvido.
Sin embargo, la expectativa estaba atrás con Vettel. Primero tuvo un leve roce con el brasileño Bruno Senna y circulaba con el alerón delantero dañado, pero ya era decimotercero tras siete vueltas.
Vettel aprovechó el ingreso del primer “safety” —hasta la 14— para cambiar el alerón delantero y pasar a neumáticos blandos, que no volvería a sustituir hasta la 38, poco antes de gozar otra vez con su suerte del campeón, cuando, tras el accidente entre el mexicano Sergio Pérez, el francés Romain Grosjean y Webber —que abandonó en ese momento—, el coche de seguridad entró de nuevo en pista (de la 39 a la 44).
Tras su segunda parada —a falta de 17—, Vettel perdía 20 segundos con la cabeza, tiempo que recuperó rápidamente, beneficiado por la entrada del segundo ‘safety’.
Alonso llegó a inquietar a Kimi en las últimas vueltas. Pero al finés le bastaron ocho décimas para volver a saborear las mieles del éxito.
No menos emocionante fue la batalla por el tercer puesto, que se resolvió, en detrimento de Button, a favor de Vettel, que aún tuvo tiempo de marcar la vuelta rápida.
“Las cosas pueden cambiar muy deprisa”, advirtió, sin embargo, el alemán, que aún no se ve tricampeón y espera una fuerte lucha con Alonso para los dos premios que aún quedan.

Ver comentarios