Enviar
Kate Beckinsale daba por cerrada “Underworld” hasta que llegó el 3D

La actriz Kate Beckinsale, protagonista de “Underworld: El despertar”, reconoció que nunca tuvo “ninguna pista” de que se fuera a rodar una cuarta entrega de la saga, ya que “estaba concebida como trilogía”.
Pero las técnicas 3D que ayudan a “crear todo un mundo” en el filme y una propuesta argumental muy “diferente”, donde vampiros y hombres lobo ya han sido descubiertos por los humanos, finalmente sedujeron a los responsables para retomar la franquicia, comentó.
“El equipo era consciente de que la nueva película tendría que ser muy diferente a las anteriores”, señaló la actriz, y eso es lo que intenta el cuarto episodio, aplicando un nuevo contexto y nuevos personajes, pero sin renunciar a la esencia de la saga: espectaculares tiroteos y violencia explícita.
Como su nombre sugiere, “El despertar”, lejos de concretar el camino hacia la ansiada paz entre vampiros y hombres lobo, reabre e intensifica la batalla, en una realidad donde ya se conoce públicamente la existencia de las dos razas.
A Beckinsale le fascinó enfrentar a un personaje tan frío y calculador como el suyo, Selene, con el descubrimiento de que tiene una hija, con la que mantiene una relación “muy intensa”.
Y es que, más allá del 3D y de esa nueva trama ambientada en el futuro, la principal aportación de esta película al desarrollo de la saga es posiblemente Eve, la pequeña hija de la protagonista.
A Beckinsale le gusta interpretar a Selene porque es su antagonista: “Es fría, físicamente muy activa, carece de sentido del humor, no sonríe nunca” y el ejercicio de ponerse en su piel le resulta “muy bueno” para ejercitarse como actriz.

Madrid / EFE

Ver comentarios