Logo La República

Miércoles, 23 de septiembre de 2020



COLUMNISTAS


Kamala Harris y los 100 días de campaña virtual

Mauricio París [email protected] | Jueves 20 agosto, 2020


La designación en días pasados de la senadora Kamala Harris como compañera de fórmula de la campaña demócrata liderada por John Biden no resulta sorpresiva. Esta reputada abogada se postuló contra el propio Biden para asumir la candidatura demócrata, y partió siempre como una de las favoritas.

Harris tiene a cuestas una flamante carrera profesional llena de méritos propios. Graduada de la Universidad de Howard, en Washington, una de las universidades históricamente negras de los Estados Unidos, encausó su carrera profesional como fiscala, llegando a ser Fiscala de Distrito de San Francisco, Fiscala General de California y Senadora por ese mismo Estado desde el año 2017.

De madre india y padre jamaiquino, su origen multiétnico y multicultural es un factor clave para enfrentarse a Trump, en momentos en donde las protestas por el asesinato de George Floyd a manos de la policía siguen vigentes en el debate público de los Estados Unidos. Sin embargo, los sectores más progresistas de su mismo partido le reprochan sus políticas como Fiscala, sobre todo desde el punto de vista de la represión de la criminalidad, lo que genera suspicacias cuando ahora aboga fervientemente por el activismo del movimiento Black Lives Matter. La campaña de Trump, con su acostumbrado estilo, ya la ha comenzado a llamar farsante (“phony”). Su posición centrista le genera críticas: La derecha Republicana la tilda de socialista, y la izquierda Demócrata de capitalista.

Pero Harris tiene un elemento adicional que la convierte en un activo primordial para la campaña de Biden: su influyente manejo de las redes sociales. Desde su precampaña, Harris se caracterizó por generar un significativo número de seguidores, pero no sólo son muchos, sino también beligerantes en defender a la senadora de cualquier ataque de sus contrincantes. Este grupo organizado de seguidores, que se agrupan bajo la etiqueta #KHives, es un verdadero ejército digital a disposición de Harris, que será vital para la dupla demócrata en una campaña que, desde ya, vislumbra 100 días llenos de ataques sexistas, racistas, y noticias falsas.

Pero su manejo de los entornos digitales también genera réditos económicos para la campaña, mediante miles de donaciones. La senadora ha sido muy efectiva en su campaña, e incluso apoyando otras previas mediante la micro financiación, esto es obteniendo gran cantidad de donaciones de montos pequeños. Según el New York Times, en las 24 horas posteriores a que se comunicara su designación, la campaña de Biden recolectó $26 millones, incluyendo 150.000 nuevos donantes.

Durante su carrera también ha tenido aportes en cuanto a la regulación de la tecnología, siendo pionera en temas como la protección de datos o la persecución del “revenge porn”. Asimismo, en 2019 promovió el “Digital Service Act”, un proyecto que procura dotar de recursos a los estados para que mejoren los servicios digitales que brindan a la población.

A estas alturas de la historia, no puede trivializarse la influencia de las redes sociales en una campaña electoral, y mucho menos la que vive actualmente Estados Unidos, que es y será una campaña virtual, debido a la situación sanitaria del COVID-19. No habrá grandes mítines políticos y la campaña física de los candidatos se verá reducida al mínimo posible por esta misma razón. Pero además de la situación sanitaria, recordemos al rival. El Presidente Trump es un fenómeno de redes sociales, y ellas son su campo de batalla favorito, donde se mueve como pez en el agua.

Por último, una victoria de Biden podría abrirle a Harris las puertas de la presidencia misma, ya que Biden, casi octogenario, ha sido claro al indicar que será un presidente de un solo mandato, dejando así la silla libre para una eventual candidatura de Harris en 2024.

NOTAS ANTERIORES


¿Cómo estimular al sector privado?

Miércoles 23 septiembre, 2020

Cómo crear condiciones que permiten al sector productivo (privado) estabilizarse y crear riqueza y más empleos para los costarricenses

¿Y las joyas de la abuela?

Martes 22 septiembre, 2020

En momentos como el actual cabe preguntarse, nuevamente, sí será necesario vender las joyas de la abuela.







© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.