Juve deja contra la pared al Madrid
Carlos Tévez celebra el tanto con que el Juventus viajará con ventaja al Santiago Bernabéu el próximo miércoles. Olivier Morin-AFP/La República
Enviar

Juve deja contra la pared al Madrid

El equipo italiano vence 2-1 al Real, que deberá remontar en el Bernabéu

El Real Madrid tendrá que remontar en el Santiago Bernabéu para acceder a la final de Berlín, tras caer en el primer duelo de semifinales ante el Juventus (2-1), víctima de errores infantiles y el empuje del rival, al que regaló el triunfo con un penalti de Dani Carvajal.
Recién conquistada la Liga italiana, el Juventus Stadium fue una fiesta y una olla a presión que plasmaba a la perfección la grandeza de unas semifinales de Liga de Campeones. Empujado por un ambiente intimidador, el equipo italiano sorprendió saliendo a tumba abierta por el Madrid.


Pirlo construía a cámara lenta, pero con seguridad y el fútbol del Juventus cobraba una velocidad endiablada cuando aparecía el argentino Carlos Tévez, a la espalda de Ramos y Kroos.
Apareció entonces Morata, de las raíces blancas pero con hambre de triunfo, primero comenzó ganando un pulso a Pepe en el cuerpo a cuerpo para lanzar un balón picado a Casillas, que detuvo en dos tiempos.
No perdonó ya en la segunda acción. Iker sacó abajo el disparo cruzado de Vidal y Morata remachó a placer el tanto que nunca imaginó marcar.
El tanto no hundió al Madrid y reaccionó con grandeza. Kroos avisó a Buffon de que no tendría un encuentro tranquilo. Isco también probó suerte.
El encuentro era todo lo abierto que nadie podía imaginar. Una nueva pérdida de Ramos provocó otra llegada del Juventus y hacía regresar la precipitación.
Faltó circulación de balón madridista hasta que apareció con continuidad Isco. Fue cuando entró en escena el colombiano James, siempre decisivo. Puso un balón perfecto a la testa de Varane, que remató arriba.
Unos minutos después otro pase perfecto de James, encontró esta vez la cabeza de Cristiano para firmar el empate.
Fueron los mejores momentos del equipo de Ancelotti. La Juve sintió el peso de un gol encajado de local y el Real pudo dar una estocada de muerte.
Su acción más brillante nació en la derecha y acabó en la izquierda. De Carvajal a Kroos para Marcelo, desdoble de Isco y centro al que se lanzó James que estrelló su cabezazo en el travesaño.
El resultado estaba a favor del Real Madrid que no salió con la actitud correcta en el segundo acto.
De nuevo le pudo el ímpetu del rival, al que hizo un regalo infantil. De un saque de esquina a favor, que culminó Marcelo con un disparo al muro, nació un contragolpe mortal de dos contra dos que condujo Tévez hasta que fue derribado cuando se le acababa el campo por Carvajal.
Penal claro e inexplicable. El argentino no perdonó en su noche. Chutó con calma al centro cuando Casillas se había lanzado a su izquierda.
Pudo el Madrid recortar, pero estuvo más cerca el Juventus del tercero con un cabezazo de Llorente al final.
Quedan 90 minutos en el Santiago Bernabéu que llevan toda la pinta de que serán vibrantes.

Turín, Italia/EFE

 


Ver comentarios