Iris Zamora

Iris Zamora

Enviar
Lunes 20 Febrero, 2017

Y como toda moneda tiene dos caras, la cara decepcionante del fútbol tico la presentó otra vez el gerente general, deportivo, vocero y no sé cuántas tareas más del Club Sport Herediano

Justo homenaje…
Injusto calificativo

La LDA ha decidido hacer un justo homenaje a uno de sus jugadores más destacados que han pasado por el club. Retirado por una lesión, que ignoró su médico, junto a algunos directivos, empezando por su entonces presidente, que públicamente dudaron de una lesión, que fue detectada en laboratorios de la NBA de los Vikingos de Minnesota.
Joseff Miso regresará al Morera Soto, en un partido que se habrá jugado cuando esta columna salga publicada y cuyo resultado dirán los que saben, no tiene importancia. Me dirán que hay temas mucho más importantes que tratar, de los cuales escribir o dar una opinión, es probable que así sea, pero he querido detenerme en estos dos porque reflejan mucho, lo que somos como sociedad, como personas.
Escuché a Miso en una entrevista y volví a “enamorarme” de ese joven que 88 ocasiones anotó para la LDA. Su sinceridad, su sencillez, su evidente timidez, su honor y dignidad, su dolor aún presente, que le hace enojar, porque no le creyeron que estaba lesionado. “Estaba solo contra el Mundo” murmura; sin embargo su adhesión a una afición que lo quiere, y que él quiere. Sus sueños de adolescente. “Soñé con jugar con un equipo de verdad, y un equipo de verdad tiene una gran hinchada”… su curiosidad por el país, al que llegaría. Le pregunto a la hermana de qué color serían las muchachas en Costa Rica, resultaron ser justo el color que le gusta. Cree en la afición… “Soy fanático de la gente, que apoya en las buenas y en las malas”. Dice que le gustan los clásicos de todas partes del Mundo, por la “hinchada”. Sin conocer el idioma, tuvo que preguntar a don Iván Mraz, qué significaba una calificación de notable que le asignó un diario luego de un juego. Reconoció de su rival Erick Lonnis un gran portero, lo definió con gran naturalidad, todas sus virtudes sin mezquindad alguna. Cuando le preguntaron (esas preguntas que parecen lógicas, pero innecesarias) que entre Paté y Wilmer, cuál era el mejor, reconoció todo lo que Paté hizo fuera del país en su club Saprissa, sus capacidades y talentos, pero aseguró, sin titubear que Wilmer López era el más extraordinario jugador que tuvo el país, en su época. Con sonrisa poco usual en su rostro, narró cómo era jugar juntos, de cómo Wilmer leía sus movimientos, sin verse sabían dónde estaban uno y el otro en el campo de juego. Le preguntaron si deseó jugar con Costa Rica, nos dio a la audiencia una lección de humildad, casi impropia de las estrellas de nuestro fútbol. Aseguró que alguna vez le preguntaron si se nacionalizaría para jugar con la Sele, pero cree que si un extranjero sustituye a un nacional debe ser porque es mejor; que en su época estaban Medford, Wanchope, Froyland y Fonseca.
Argumentó que no era frío en las celebraciones de sus goles, solo que no sabía expresarlo, pero que, “los primeros 15 segundos luego de la anotación en un clásico es la emoción más fuerte que viví en la vida…”.
¡Honrar, honra! Me parece acertada la decisión de Fernando Ocampo y la Junta Directiva de la LDA, luego de tantos desaciertos en el último año, reconocer a la persona, al jugador que vino de Eslovaquia y se quedó entre nosotros, hasta cuando le llegue la hora de morir, que desea sea con sus padres y hermana.
Y como toda moneda tiene dos caras, la cara decepcionante del fútbol tico la presentó otra vez el gerente general, deportivo, vocero y no sé cuántas tareas más del Club Sport Herediano.
Las declaraciones groseras, irrespetuosas y poco inteligentes, contra el jugador Marvin Angulo, al que Heredia le debe dinero, no deberían ser de recibo, ni de aceptación de la Junta Directiva del Club Sport Herediano.
Llamar “platero”, término despectivo, al jugador por reclamar lo que la Ley señala como un derecho de los trabajadores; de todos los trabajadores y trabajadoras de Costa Rica. Los jugadores de fútbol lo son (aunque algunos usen artimañas para pagar salarios sin pagar la CCSS). Descalificar a Angulo es no solo reprochable, sino que merece la sanción pública, ya que seguramente el Club no hará nada por corregir la actitud prepotente y reiterada de su Gerente General Plenipotenciario.
Una pena que un exjugador notable como lo fue en su tiempo, asuma que exigir el pago no realizado por un club que se dice grande, es ser “platero”.
…Sobre lo que piensan Trump y Maduro de CNN, o Macri de TELESUR, o de cómo hacer una nota periodística sobre el atroz crimen en Matapalo, partiendo de que fue culpa de la mujer asesinada , por haberse “ mal enamorado”, escribiremos luego.