Enviar
Jueves 3 Abril, 2014

Me mantengo firme en que aunque no son los únicos, los diputados sí son grandes responsables de este rezago que hoy sufre nuestro país…este juego político a mí no me divierte


Juegos que no divierten

Hace algunos años no entendía el juego político. Hoy, me sigue sorprendiendo, pero no queda más que abogar por un cambio en el actuar del siguiente congreso; lamentablemente en lo que a este tema respecta, no soy la más positiva entre los ciudadanos.
La realidad es que la mayoría de los diputados de las diferentes bancadas, juegan descaradamente con proyectos que podrían incidir significativamente en el desarrollo social y económico del país.
El Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) y con ello los emprendedores y pymes de este país han sido víctimas una y otra vez del inoportuno juego de cartas al que estos señores apelan inescrupulosamente.
Acusaciones, reproches, manipulaciones, recursos “de inconstitucionalidad”… todos, excusas que van y vienen con tal de entorpecer las propuestas de sus rivales. Mientras tanto, los verdaderos afectados siguen esperando soluciones.
Es claro que en Costa Rica deben cambiar muchas cosas propias de la administración del Gobierno Central. Una para mí prioritaria: la forma de elección de los diputados. Puede que el sistema actual haya funcionado en algún momento, pero no en estos días.
Las últimas conformaciones del Poder Ejecutivo de este país han sido causantes de gran parte del estancamiento de Costa Rica.
Pero yo creo que acá los verdaderos culpables han sido los señores diputados.
Proyectos de índole social como el de fecundación in vitro, de índole económico-social como el de SBD, de índole educativa, ambiental, cultural… ven frenado todo intento de mejora porque año tras año, la prioridad del congreso ha sido su propio aumento de salario y la aprobación y extensión de sus propias vacaciones.
Las premisas para mejorar indicadores no rigen solo al sector privado.
Lo cierto es que si un país quiere mejorar sus indicadores internos y su posición en índices, de cara a los países de la región y del mundo: todos los actores, particularmente los de incidencia más significativa en los asuntos del país, deben articular sus esfuerzos para no jalar la cuerda en sentido contrario pues, en este escenario aunque uno de los grupos se embarre de lodo, el verdadero afectado es el país y con ello los ciudadanos más vulnerables.
Ayer por ejemplo, el foro económico mundial anunció que Panamá es el único país latinoamericano que figura entre las 50 naciones con mayor capacidad de innovación de acuerdo con el último Informe Global de Competitividad.
Igual sabemos que la entrada en funcionamiento del metro implicará significativos beneficios hacia el interior de aquel país, al tiempo que la expansión del canal de Panamá mejorará tangiblemente las operaciones del comercio internacional… Lima, Bogotá, la ciudad de México, Sao Pablo, Santiago también son ciudades emergentes que nos están dejando atrás en muchos temas.
Me mantengo firme en que aunque no son los únicos, los diputados sí son grandes responsables de este rezago que hoy sufre nuestro país… este juego político a mí no me divierte.


Alejandra Esquivel

alejandra@esquivelguzman.com