Joko Widodo, aire nuevo para presidencia de Indonesia
Joko Widodo, el próximo presidente de Indonesia, labró su popularidad gracias a un estilo cercano con la gente y a una imagen de líder honesto y eficiente. AFP/La República
Enviar

Joko Widodo, aire nuevo para presidencia de Indonesia


El popular gobernador de Yakarta, Joko Widodo, será el próximo presidente de Indonesia tras su victoria electoral y culminará una fulgurante carrera iniciada hace nueve años en la alcaldía de Solo cimentada en su atípico estilo de hacer política.
Apodado Jokowi por sus seguidores y el "Obama de Indonesia" por los más incondicionales, este javanés de 52 años y nacido en Solo (Java Central) tuvo cierto éxito como empresario con un negocio de exportación de muebles antes de dar el salto a la política en 2005.


Libre de sospechas de corrupción, este apasionado seguidor de la música heavy metal, sin un pasado político vinculado con el anterior régimen autoritario de Suharto, labró su popularidad gracias a un estilo cercano con la gente y a una imagen de líder honesto y eficiente.
La prensa dejó de ir en su contra cuando Megawati Sukarnoputri, la presidenta del Partido Democrático de Indonesia-Lucha (PDI-P), renunció a sus propias aspiraciones de regresar a la jefatura del Estado para dejar paso al hombre más valorado en las encuestas: Jokowi.
Como gobernador de Yakarta, su forma de hacer política se basó en visitas a los barrios para hablar directamente con los vecinos y en su batalla contra la ineficiencia de sus subordinados, a los que también visita de forma inesperada para criticar y corregir.
Esta técnica, apodada "blusukan" (visita espontánea, en javanés), se convirtió en su seña personal, que no dudó en utilizar como eslogan electoral, amplificada por otros gobernadores y alcaldes que intentan imitarle con más o menos éxito.
Su carisma le permitió compensar una desastrosa y caótica campaña e imponerse en unas elecciones en las que se presentó con menos alianzas que su rival Prabowo Subianto, posiblemente por su inflexibilidad a conceder cargos a cambio de apoyos y su intención de romper los lazos oligárquicos.
En un reciente artículo, pidió el voto para regenerar Indonesia y dejar atrás las formas del Nuevo Orden, el periodo de tres décadas marcado por el nepotismo y la corrupción liderado por Suharto, el líder más corrupto de la historia según Transparencia Internacional.
Widodo, que vivió esa época en el seno de una familia de clase media, no está avalado por una excelente educación en el extranjero pero cuenta con una carrera en ingeniería forestal y las dotes carpinteras heredadas de su padre, que aprovechó para su negocio de muebles antes de saltar a la política.
Su experiencia internacional se reduce a unos pocos viajes a Europa por negocios, que, según dice, le inspiraron para sus iniciativas urbanísticas en Solo y Yakarta, pero que le costó que se cuestione su idoneidad para liderar la primera economía del Sudeste de Asia.
Esta es una de las razones que le llevaron a nombrar a Jusuf Kalla, una vieja cara de la política nacional, como candidato a la vicepresidencia, un cargo que ya ocupó entre 2004 y 2009.


Yakarta/EFE


Ver comentarios