Martes 18 septiembre 2018

Martes 18 septiembre 2018

Logo Acción en Rusia

Logo Acción en Rusia

Joachim Löw y su lección de humildad a Óscar Ramírez

Walter Herrera   [email protected] |  Lunes 2 Julio, 2018

Técnico alemán Joachim Löw fue autocrítico y comentó que Alemania no merecía avanzar a octavos; su colega Óscar Ramírez no aceptó sus errores y culpó a las “circunstancias” de juego. Jonathan Nackstrand-Emmanuel Dunand-AFP/La República

“¡Qué diferente comportamiento entre Löw y Ramírez!”, escribió nuestro colega Gaetano Pandolfo en su Nota de Tano del pasado martes refiriéndose a la capacidad de reacción de los alemanes al ganar 2-1 tras ir perdiendo 1-0 ante Suecia.

Esta vez, repetimos esa frase para comparar nuevamente a los técnicos de Alemania y Costa Rica, donde uno reconoció sus errores y el mal juego de su equipo y el otro, el nuestro, culpó a las “circunstancias” de juego por la eliminación de la Tricolor.

Luego de perder 1-0 ante México, vencer a Suecia 2-1 y caer 2-0 ante Corea del Sur, la vigente campeona vivió su mayor catástrofe en Copas del Mundo, al ser eliminada por primera vez en la historia en fase de grupos.

La presión que tiene sobre sus hombros el seleccionador teutón no se compara con la del técnico Óscar Ramírez si sobre la balanza se colocan los objetivos de uno y otro.

Mientras Löw tiene como único objetivo levantar la copa al final del camino, a Ramírez no se le exige un puesto más que realizar una buena labor y dejar sensaciones positivas.

Ninguno de los técnicos dio la talla pero Löw tuvo la sensatez para aceptar la debacle y pedirle disculpas a su pueblo.

“Llevamos desde 2006 rindiendo bien, pero esta vez no hemos sido capaces y tenemos que aceptarlo. No merecíamos ganar el título; ni siquiera estar en octavos de final”, señaló Löw en conferencia de prensa posterior al choque ante los asiáticos.

En las redes sociales de la Selección alemana, también mantuvieron un discurso realista y sin máscaras.

“Debemos reconocer la derrota y aceptar que los rivales fueron mejores. ¡Volveremos fortalecidos, porque los campeones siempre se levantan”, escribieron en un comunicado.

No solo muestran el valor de la humildad, sino que mantienen una sincronía del mensaje entre sus participantes.

Los jugadores fueron autocríticos, y al igual que su técnico, aceptaron los errores.

Por su parte, Óscar Ramírez evadió la responsabilidad y aseguró que fueron “circunstancias de juego” que no jugaron en favor de la Nacional.

Al preguntarle sobre la posibilidad de haber encontrado de manera tardía el once inicial, comentó que fue una decisión que tomó pensando en el equipo, pero se eximió de culpa.

Sobre los ingresos de Joel Campbell y Daniel Colindres en lugar de Johan Venegas y Christian Bolaños, Ramírez aseguró que no fue la única razón de la victoria y otros elementos del juego entran a regir y determinar un partido.

“Lo que tomé siempre lo tomé pensando en el bien, si contra Brasil hubiéramos empatado, hoy habría otro cantar. Serbia nos ganó en balón parado y ese día entraron Joel, Bolaños y Colindres. Son circunstancias”, dijo.

De esta manera terminó la participación de Costa Rica, que será la segunda peor en Mundiales, con solo un punto, diferencia de goles de -3 y último en el grupo.

Solo la Selección de Alemania 2006 tuvo registros más negativos, al caer en todos sus partidos.