Enviar
Jamaica vive disturbios por extradición de narcotraficante
Clases populares respaldan al delincuente que ayudaba a pobres a pagar deudas

Fuerzas del Ejército de Jamaica se enfrentaron hoy a tiros con grupos de seguidores fuertemente armados del narcotraficante Christopher “Dudus” Coke, en el barrio de Tivoli Gardens, en Kingston.
El barrio de Tivoli Gardens, en la zona oriental de Kingston, es una de las zonas de mayor influencia de Coke, considerado como el mayor narcotraficante de Jamaica y que mantiene una amplia red de apoyo entre las clases más desfavorecidas y pobres del país.
Coke es conocido por ayudar a los más pobres a pagar sus deudas o gastos médicos con el fin, al parecer, de recibir el respaldo de las clases populares, en una estrategia similar a la que seguía el fallecido narcotraficante Pablo Escobar en Colombia.
Dos personas murieron en los graves disturbios que prosiguen en la capital de Jamaica por grupos que se oponen a la detención y posterior extradición a Estados Unidos del narcotraficante, informó ayer el Gobierno.
Uno de los fallecidos es un policía que fue atacado por grupos armados que se han enfrentado fuertemente armados en varios barrios de Kingston en una oleada de violencia que obligó al Gobierno a declarar el estado de emergencia.
Además, varios agentes de policía han resultado heridos al igual que un número indeterminado de personas armadas que continúan enfrentándose a las fuerzas de seguridad.
Los disturbios comenzaron el fin de semana cuando la policía pretendía detener a Coke, de 41 años, considerado como el responsable de una amplia red de tráfico de drogas y de armas.
La policía recibió la orden del Gobierno de Jamaica de detener a Coke para que comparezca ante la justicia como paso previo a su extradición a Nueva York para ser juzgado por varios delitos de narcotráfico.
“El estado de emergencia se mantendrá por un mes, salvo que las fuerzas de seguridad me recomienden que sea levantado”, dijo el primer ministro, Bruce Golding.
“Este es un momento crucial de Jamaica para afrontar los poderes perniciosos que han socavado la seguridad de la sociedad y que nos ha convertido como una de las capitales con el mayor índice de criminalidad del mundo”, agregó Golding.
Grupos armados atacaron cuatro comisarías de Policía, una tercera fue incendiada y varios vehículos oficiales fueron robados y posteriormente quemados.
Personas que apoyan al narcotraficante han levantado barricadas y se han enfrentado a agentes de policía y soldados que tratan de evitar que la ola de violencia se extienda a otros barrios de la capital.
El Gobierno de Jamaica decidió la semana pasada la extradición a Estados Unidos de Coke para ser juzgado por ser supuestamente responsable de red internacional de narcotráfico.

Kingston /EFE
Ver comentarios