Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Italianos evitan Alitalia

| Sábado 05 julio, 2008



Italianos evitan Alitalia


Roma -- Lorenzo Schapira trata de no volar en la aerolínea nacional italiana, Alitalia SpA, que está casi en bancarrota. Los aviones están desgastados y el servicio es lamentable, dice.
“El Gobierno debería dejar que Alitalia quiebre”, dijo a bordo de un vuelo de Air One SpA un pasajero de 52 años que administra una discoteca y un club deportivo cerca de Milán y que volvía a casa desde Roma.
No es el único que piensa así. Viajeros entrevistados la semana pasada en el aeropuerto Linate de Milán y el Fiumicino de Roma dijeron haber renunciado a Alitalia y que los políticos también deberían hacerlo. Cerca de tres cuartos de los italianos desaprueban el rescate de 300 millones de euros ($473 millones) que llevó a cabo el Gobierno para salvar a la aerolínea, según una encuesta en Internet realizada el 5 de junio y publicada por el diario Corriere della Sera.
“Las aerolíneas quiebran en todo el mundo”, dijo Alessandro Rovere, que trabaja en el sector de computación en Milán. “No veo por qué Italia no haría lo mismo con Alitalia”.
Alitalia, controlada por el estado, registra pérdidas de cerca de 3 millones de euros al día. Ningún comprador ha surgido para la aerolínea desde que el primer ministro, Silvio Berlusconi, dijo durante su campaña electoral en abril
que una “enorme” cantidad de compradores habían contestado a su llamado a mantener a Alitalia en manos italianas.
Es “una cuestión no solo de orgullo, sino también de seguridad nacional”, dijo el político el 9 de abril por la radio estatal RAI en Roma.
El préstamo de emergencia, equivalente a más de 5 euros por contribuyente fiscal, compra apenas un poco más que el valor de tres meses de combustible.
“Esperaba que Berlusconi dejara de volcar dinero en Alitalia”, dijo Sara Chiappara, de 33 años, editora de libros de texto para una editorial milanesa. “Es increíble. Hemos hecho nuestra parte por Alitalia. Es suficiente”.
El presidente de Alitalia, Aristide Police, les dijo a los accionistas el 28 de junio en Roma que la aerolínea enfrenta su “última oportunidad” para evitar la bancarrota. La acción perdió casi la mitad de su valor este año antes de ser suspendida el 4 de junio por una posible venta.
El Gobierno le ha dado a Intesa Sanpaolo SpA, en tamaño el segundo banco de Italia, hasta fin de julio para elaborar un plan que mejore las finanzas de la aerolínea.
Un ex presidente de la compañía, Maurizio Prato, les dijo a los sindicatos que lo único que podría salvar a Alitalia era un “exorcista” cuando la oposición laboral a la eliminación de puestos de trabajo echó a pique en abril las conversaciones con Air France-KLM Group para una compra.
Hasta el mayor sindicato de Alitalia, Filt-Cgil, dice que el actual rescate es inútil sin claras medidas para ampliar la cuota de mercado de la empresa y ganar dinero. Italia ha inyectado cerca de 3 mil millones de euros en Alitalia en los últimos 10 años.
Los consumidores italianos están abandonando Alitalia a pesar de un nuevo eslogan publicitario que trata de convertir al uso de la aerolínea en un acto patriótico: “Volar en Alitalia hace volar a Italia”.