Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Italia y su aerolínea se ven en aprietos

| Sábado 05 abril, 2008



Italia y su aerolínea se ven en aprietos


Roma -- Está cargada de deudas, debería habérsela corregido hace mucho tiempo y ambos candidatos principales para primer ministro italiano lamentan su condición.
Conforme se aproximan las elecciones del 13 y 14 de abril, uno no puede distinguir si Silvio Berlusconi y Walter Veltroni están hablando de la economía de Italia o de su aerolínea nacional, Alitalia SpA.
Italia ha llegado a ser la penúltima economía de Europa en materia de competitividad desde que adoptó el euro en 1999. Tiene la deuda más cuantiosa de Europa -- mayor que su producto interno bruto anual-- y es probable que este año su crecimiento económico sea el menor de los 15 países que comparten la moneda común, según la Comisión Europea. Mientras, ambos candidatos prometen reducir los impuestos y aumentar el gasto en obras públicas, estrategia que puede abultar el déficit fi
scal.
“Italia y su economía son como el Titanic golpeando el iceberg”, dijo Gianni De Michelis, que fue viceprimer ministro en 1988 y 1989. “Ha llegado a esta etapa al cabo de años de Gobiernos negligentes de ambos bandos. ¿O Berlusconi o Veltroni? No hay diferencia”.
La elección nacional, convocada cuando el Gobierno del primer ministro Romano Prodi se desplomó el 24 de enero tras 20 meses en el poder, llega en momentos en que las perspectivas están empeorando. El Gobierno redujo el mes pasado su pronóstico de crecimiento del 2008 por más de la mitad a un 0,5% y predijo que el déficit, el cual ahora equivale a un 1,9% del producto interno bruto, aumentaría.
Si bien tanto Berlusconi, de 71 años y quien ha sido primer ministro dos veces, y Veltroni, de 52 años y ex alcalde de Roma, prometen reducir los gastos para que puedan cortar los impuestos, ninguno ha aclarado qué partidas achicarían. La posibilidad de un aumento de la deuda empeora el riesgo en que se halla la calificación crediticia de Italia, dicen las compañías de calificaciones de solvencia.
Standard & Poor's y Fitch Ratings bajaron las notas crediticias de Italia en octubre del 2006, menos de seis meses después de la última elección. S&P también bajó la calificación en julio del 2004, durante el Gobierno de Berlusconi. Fitch califica la deuda de largo plazo de Italia con AA-, en tanto S&P le asigna una A+.

“Nuestra esperanza es que reduzcan el gasto de las administraciones públicas y, lo que es más importante a largo plazo, que bajen el gasto en pensiones antes de pensar en bajar los impuestos”, dijo Trevor Cullinan, analista crediticio de S&P, en una entrevista telefónica desde Londres. “Eso no parece probable”.
Los inversionistas también están indicando que lo dudan. El margen de rendimiento entre el bono referencial de Italia a 10 años y el bund alemán, la obligación referencial de Europa, subió a 65 puntos básicos el mes pasado. Era el margen más elevado en más de diez años. Un punto básico equivale a un 0,01 punto porcentual.
El interés sobre la deuda nacional es de 70 mil millones de euros ($109 mil millones) al año, unos 1.200 euros por italiano. Italia también tiene un sistema de pensiones que absorbe un 15% del PIB, lo máximo en la Unión Europea, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.
El Gobierno de Prodi subió los impuestos y bajó el gasto para achicar la deuda y situar el déficit dentro de los límites de la UE por vez primera desde el 2002. Prodi tuvo menos éxito en lo que se refiere a hallar una solución interna para las dificultades de la aerolínea estatal Alitalia, la cual no ha registrado un beneficio de explotación en casi diez años y ha tenido nueve jefes ejecutivos designados por el Gobierno en los últimos 15 años. La empresa debe casi el doble de su valor de mercado actual y ha recibido dos rescates financieros estatales en los seis últimos años.