Enviar
Mientras Costa Rica reduce sus exportaciones al mercado estadounidense
Istmo aumenta comercio con EE.UU.

• Situación se presenta en los países donde Cafta está vigente

Israel Aragón
[email protected]

El conjunto de países centroamericanos en donde el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) ya se encuentra en vigencia —Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua— ha aumentado los números de su comercio con el país norteamericano, contrario a lo sucedido en Costa Rica.
El aumento en el intercambio comercial también incluye a República Dominicana, país que se unió al Cafta mediante una cláusula de adhesión.
Los países donde rige el Cafta incrementaron sus exportaciones a Estados Unidos entre enero y junio un 11,3%, alcanzando los
$9.700 millones a pesar de la desaceleración que sufre su economía. Costa Rica, por su parte, las redujo en un 0,4% durante el mismo periodo, al llegar a $1.877,5 millones.
En cuanto a las importaciones los países donde se aplica el tratado las incrementaron en un 21,6%, mientras que el caso costarricense crecieron un 29%, lo que nos convierte en el país donde más aumentaron las compras a Estados Unidos.
De acuerdo con las cifras recopiladas por el semanario estadounidense Latin Business Chronicle (LBC), Guatemala es el país que registró el mayor incremento de su comercio con Estados Unidos al llegar a los $4.200 millones, un 18,5% más que el periodo anterior.
El Salvador tuvo una tasa de crecimiento del 14,3%, mientras que Nicaragua es la nación cuyo mercado ha sacado más provecho del Cafta, pues sus exportaciones a Estados Unidos tuvieron un crecimiento del 64%.
La diferencia entre el comercio de Costa Rica y el de los demás países del grupo Cafta “puede ser uno de los efectos (de no haber puesto en vigencia el tratado), pues según las estadísticas el resto de la región ha increm
entado su comercio con Estados Unidos. Costa Rica está en un proceso de diversificación de riesgo”, dijo Mónica Araya, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco).
Para Araya es de esperar que la situación se restablezca y el país recupere el ritmo de sus exportaciones una vez que el Cafta empiece a regir, pero “seguimos siendo el socio comercial más grande en Centroamérica. Además, lo importante no solo es asegurar el Cafta sino también la competitividad interna, llevando a cabo acciones que deben darse de todas maneras, relacionadas con el tema de infraestructura, energético, tramitomanía y logística para exportar”, agregó.
El otro aspecto por mejorar es el apoyo para las pequeñas y medianas empresas (pymes), con el objetivo de que cuenten con las herramientas para aprovechar el acceso al mercado estadounidense que les conferiría el tratado comercial.
En este sentido grupos como Cadexco trabajan en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para dar a la industria agroalimentaria capacitación para sobrellevar las limitaciones no arancelarias.
“Pero también existe una limitación en el financiamiento, pues los bancos les piden (a las pymes) garantía real y el reglamento de la Ley de Banca para el Desarrollo (que atendería esta dificultad) todavía no está listo. Sin embargo, el problema no es solo que la Banca para el Desarrollo aún no funcione, sino que se presenta por limitación de las políticas internas de las entidades bancarias.
Ver comentarios