Enviar
Irak abre sus puertas a las grandes petroleras

Gobierno iraquí invitó a 35 compañías a competir por el desarrollo de varios campos petroleros

Bagdad
EFE

Irak ha dado el primer paso para que las grandes petroleras vuelvan a ocupar un papel destacado en el país tras invitar a 35 compañías a competir por el desarrollo de varios campos de gas y petróleo, según subrayan los expertos.
El ofrecimiento, anunciado por el Ministerio de Petróleo, supone un trascendental giro en la política del actual Ejecutivo, y se produce 36 años después de que el antiguo régimen baazista nacionalizara la industria petrolífera, en junio de 1972.
El Gobierno, en un comunicado inesperado, invitó este lunes a una treintena de compañías -incluida la hispano-argentina Repsol YPF- a competir para ofrecer soluciones al descenso de la productividad en seis yacimientos de petróleo y dos de gas en distintos puntos del país.
En todo momento el Gobierno ha subrayado que se trata de “asistencia técnica” y que las empresas extranjeras no participarán en la extracción.
La lista incluye los campos de Rumeila, Qurna y Kirkuk, en el pasado los más ricos de Irak y que actualmente presentan una producción en constante descenso debido a la falta de mantenimiento y a la obsoleta tecnología que emplean.
Para Maan al Jalili, profesor universitario y experto en cuestiones energéticas, la Administración estadounidense ha presionado al Gobierno iraquí para que tome esta medida debido a la proximidad de las elecciones presidenciales de noviembre, en las que la medida podría ser presentada como un importante avance de la situación en Irak.
El llamamiento del Gobierno iraquí a estas 35 compañías extranjeras se produce cuando el Parlamento aún muestra una actitud reacia a la aprobación de la controvertida Ley del Petróleo, que concedería a las empresas foráneas el derecho de explotar directamente los pozos en suelo iraquí.
En este contexto, Jalili defiende que “el anuncio del Ejecutivo iraquí, bajo el pretexto de desarrollar los yacimientos, responde a los intereses estadounidenses más que a los del pueblo iraquí”.
Irak tiene unas reservas de aproximadamente 130.000 millones de barriles de crudo -solo superado por Arabia Saudí- y actualmente produce 2,5 millones de barriles por día, cantidad que pretende aumentar hasta los tres millones para el próximo año.
El ingeniero Hasein Yanabi, que trabaja en la Compañía de Petróleo del Norte, reconoce que Irak necesita urgentemente tecnología extranjera para rehabilitar los yacimientos de gas y petróleo del país tras tres décadas de negligencia y descuido.
Sin embargo, recuerda que “Irak está actualmente bajo ocupación (militar), por lo que el Gobierno no puede mantener una posición de fuerza frente a las empresas petrolíferas foráneas, que tienen la sartén por el mango e intentarán sacar el máximo beneficio de esta situación”.
Según Yanabi, el Gobierno iraquí mantiene negociaciones con dos tipos de empresas: por un lado, con aquellas que ofrecen servicios técnicos, mientras que por otro está en contacto con grandes compañías que buscan participar en la producción de petróleo, algo que, hasta el momento, no reconoce el Ejecutivo.
Sin embargo, señala que el diálogo con las multinacionales del petróleo supone el primer paso para el retorno de al menos cuatro gigantes del sector a Irak, entre las que incluye a Exxon Mobil, Chevron y British Petroleum (BP).
Irak -uno de los fundadores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP)- vendía alrededor de 4 millones de barriles diarios antes de la guerra que enfrentó al régimen de Sadam Husein con Irán en la década de 1980.


Menor demanda

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) revisó a la baja sus expectativas sobre la demanda mundial de petróleo en los próximos cinco años, pero advirtió de que eso no impedirá que el mercado siga en tensión debido a que también será menor de lo previsto el margen de producción excedentario.
En su informe anual de previsiones a medio plazo, divulgado ayer, la AIE precisó que la ralentización de la economía explica un menor crecimiento del esperado tanto para este año como para el próximo, y que coincidirá con un leve incremento de las capacidades de extracción de crudo, que será de 1,5-2,5 millones de barriles diarios hasta 2010.
Sin embargo, esa cifra volverá a disminuir de nuevo a partir de ese último ejercicio, y se situará en valores mínimos inferiores a un millón de barriles diarios de progresión en cada uno de los tres años siguientes, precisamente cuando se espera una nueva aceleración del consumo.
Consecuencia de lo anterior, el margen excedentario de producción aumentará hasta un techo de 4,2 millones de barriles diarios en 2009 antes de bajar a niveles mínimos, en torno a un millón de barriles, a menos que se pongan en marcha proyectos de pozos adicionales.
La AIE subrayó que los elevados precios del barril están justificados por los fundamentos del mercado y rebatió el argumento de quienes pretenden explicarlos por movimientos especulativos.


Ver comentarios