Enviar
Investigarán a Siria por matanza en Hula

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó el viernes por amplia mayoría una resolución en favor de una investigación "integral, independiente y sin restricciones" de la masacre perpetrada en la localidad siria de Hula, donde el pasado 25 de mayo murieron un centenar de civiles.
El texto fue aprobado con 41 votos a favor, tres en contra los de China, Rusia y Cuba, y dos abstenciones, por parte de Ecuador y Uganda.
La resolución condena "el escandaloso uso de la fuerza contra la población civil, que viola el derecho internacional" e insta al Gobierno de Damasco a "poner coto a la violencia en todas sus formas, incluido el cese del empleo de armamento pesado en poblaciones".
La tarea de investigar lo ocurrido recaerá en la comisión internacional auspiciada a finales de 2011 por este mismo Consejo, que "en la medida de lo posible deberá identificar públicamente a quienes parezcan responsables de estas atrocidades y preservar las pruebas de crímenes que sirvan para futuros procesos criminales".
La Comisión, que preside el brasileño Paulo Sergio Pinheiro y que hasta la fecha no ha recibido autorización de Damasco para visitar el país, deberá informar de sus pesquisas al Consejo, durante un encuentro que celebra entre el 18 de junio y el 6 de julio.
Este grupo de trabajo debe esclarecer las circunstancias y los autores de la matanza, entre cuyas víctimas se cree que figuran numerosas mujeres y al menos 49 niños menores de 10 años.
La resolución, planteada por Catar, Turquía y Estados Unidos, y respaldada por la Unión Europea (UE), condena un ataque que en opinión de la misma "incluyó asesinatos gratuitos de civiles acribillados a bocajarro" y que se atribuye a "elementos partidarios del régimen".
Asimismo la ONU denunció que hay indicios de crímenes contra la humanidad en la matanza cometida en la localidad siria de Hula, donde murieron un centenar de civiles, entre ellos 49 niños.
Un discurso de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, leído por la portavoz Marcia Kran, abrió la sesión especial del Consejo de Derechos Humanos convocada para tratar de manera específica la masacre y abrir una investigación sobre lo ocurrido en Hula.
Según Naciones Unidas, hay serias sospechas de que en Hula familias enteras fueron ejecutadas de manera sumaria, incluidos mujeres y niños.
En esa declaración, Pillay se refirió a "informaciones que sugieren que la Shabiha (grupos paramilitares progubernamentales) entró en las poblaciones y que podría ser responsable de docenas de asesinatos".
"Esos actos podrían representar crímenes contra la humanidad y otros crímenes internacionales, y podrían ser indicativos de un patrón de ataques generalizados y sistemáticos contra las poblaciones civiles perpetrados con impunidad", agregó.
Ante la cuarta sesión especial del Consejo sobre Siria desde abril de 2011, la representante de la ONU reiteró su llamamiento al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, para que "asuma su responsabilidad de proteger a la población civil".
Enfatizó además que "quienes ordenen y ayuden en los ataques contra los civiles, o quienes no hagan nada por detenerlos, son responsables criminalmente de manera individual".
"Los otros Estados tienen la responsabilidad de hacer todo lo que puedan para prevenir y perseguir a quienes cometen crímenes internacionales. Una vez más, insto al Consejo de Seguridad a considerar la posibilidad de referir el caso de Siria a la Corte Penal Internacional (CPI)", añadió.
Según el relato, poco después de una manifestación el 25 de mayo en Hula, el ejército sirio supuestamente desató un ataque con armamento pesado, que se prolongó casi catorce horas.

Ginebra/EFE
Ver comentarios