Alfredo Puerta

Enviar
Lunes 10 Junio, 2013

Invertir en Casa

Ofrezco mis excusas de antemano a los asiduos lectores, ya que este año he estado consecuentemente insistiendo, en las oportunidades de inversión que hay en el país y en la región; que en mi opinión, debe traducirse en mayores oportunidades para el ahorro y el financiamiento.

La buena noticia, es que se ha abierto una oportunidad para las llamadas bancas de segundo nivel o “private bankers” como se les conoce en el ámbito financiero, de estructurar oportunidades de inversión para diversos inversionistas, tanto locales como extranjeros.

El lado negativo es que esas oportunidades no terminan de abrirse hacia el mercado financiero y especialmente el de capitales. En el caso costarricense la banca ha realizado mayores esfuerzos en tratar de lograr financiar algunas de estas oportunidades, pero eso no necesariamente se traduce en una mejora para el ahorrista.  Por ejemplo, las captaciones dedicadas  al financiamiento de proyectos de construcción para viviendas ahora no tienen que cumplir con el encaje, lo que destinaría más  recursos a este sector, pero para los ahorristas no hay mayor incentivo.

Lo anterior no quiere decir que esta medida no vaya a funcionar, pero sí que sería más eficiente si tanto los ahorristas como los financistas se ven más beneficiados.  Cuando el Estado costarricense anunció que el mercado de capitales era de importancia estratégica, muchos nos alegramos, ya que sabemos que un impulso al mercado financiero, se traduce inmediatamente en desarrollo económico.

Los claros ejemplos de lo anterior, se han repetido en América Latina en varias oportunidades.  Los invito a ingresar en la página web www.gapminder.org y en el gráfico que ofrece, comparen las variables del Producto Interno Bruto per cápita (GDP, por sus siglas en inglés), versus el Valor de Mercado de las empresas como % del producto Interno bruto.  Evidencia más clara imposible.

Ante la clara necesidad de financiamiento que tiene el país; en especial, en proyectos de infraestructura, el mercado de capitales es una fuente importante de recursos y sobre todo de ahorro.  Tome en consideración que para el 2,008 sólo las cooperativas de ahorro representaban en 2,6% del Producto Interno Bruto (PIB) y en el sistema bancario la liquidez equivale al 25% del PIB.

El país, definitivamente está demandando mayor celeridad en la toma de decisiones relacionadas al mercado financiero y es obligaciones de las Universidades, Empresas y el Estado dar respuesta a esas necesidades en el menor tiempo posible; sobre todo, para no perder competitividad.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta