Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Inversionistas apuestan contra el euro ya que las acciones podrían ser lo próximo

| Jueves 05 noviembre, 2015



 Stan Druckenmiller, cuyos antecedentes de inversión se cuentan entre los mejores de las últimas tres décadas, dijo que vuelve a apostar contra el euro y que podría pasar a una posición bajista en acciones.

Druckenmiller, que entre 1986 y 2010 generó retornos anuales promedio de 30% en su Duquesne Capital Management, dijo en abril que era bajista respecto del euro. Cubrió esa posición más avanzado el año.
“Lo bueno de los desplazamientos cambiarios es que tienden a durar dos o tres años”, dijo el martes el inversor en DealBook Conference de New York Times en Nueva York. Agregó que tiende a haber cierta “pausa” en un punto medio.
El administrador de fondos de cobertura destacó una divergencia en política monetaria entre los Estados Unidos y Europa que se inició en mayo de 2014.
Dijo que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, “anunció un segundo paso con gran anticipación” al dar indicios de un nuevo recorte de la tasa de descuento, una mayor flexibilización cuantitativa o ambas cosas, en tanto la Reserva Federal de los Estados Unidos apunta a un posible aumento de la tasas de interés.
El inversor, que tiene 62 años, fue el artífice de una operación de $10 mil millones de 1992 de posición en corto sobre la libra británica en momentos en que trabajaba para el multimillonario George Soros.
La apuesta generó $1.000 millones y le valió a su jefe el apodo de “el hombre que quebró el Banco de Inglaterra”.
El euro bajó contra el dólar de alrededor de $1,21 a fines de 2014 hasta el punto más bajo del año de $1,05 en marzo. Trepó a $1,16 en agosto y ahora se negocia a alrededor de $1,10, una declinación de 13% contra el dólar en los últimos 12 meses.
Druckenmiller no estaba tan seguro en lo relativo a las acciones. “Podría contemplar una posición bajista, pero no alcista”, dijo.
Druckenmiller tiene una posición larga en compañías de elevado crecimiento que invierten en sus empresas porque les irá muy bien con un crecimiento nominal bajo. Es corto en lo que respecta a compañías que dependen más de un crecimiento cíclico.