Intersectoriales... ruta de obstáculos
Enviar

Presas, calles estrechas y parqueos improvisados son problemas

Intersectoriales... ruta de obstáculos

Trayecto entre la Uruca y Goicoechea tardó 40 minutos, pero no se simularon paradas

201309242323580.nn.jpg
No es lo mismo imaginar la ruta que hacerla. Un viaje de prueba realizado por transportistas y representantes del MOPT evidenció varios obstáculos que tendría la nueva línea de buses intersectoriales, en el trayecto entre la Uruca y Goicoechea.
Aspectos como parqueos improvisados en zonas prohibidas se pueden solucionar con controles de policías de tránsito en carreteras.
Si bien la prueba dejó buenos resultados en esta interlínea, a lo largo del trayecto existen lugares como la Uruca, Llorente y Guadalupe donde las presas retrasaron el viaje.
Para que la ruta tenga éxito y se convierta en un servicio de confianza para los usuarios se requieren mejoras inmediatas: por ejemplo, eliminar los parqueos en zonas prohibidas que pasan llenos de carros durante todo el día a vista y paciencia de los mismos oficiales de tránsito.
Implementar controles en zonas demarcadas con líneas amarillas y hacer operativos que eviten que las calles estrechas se utilicen para orillar vehículos son una medida más que necesaria.
Variar la duración de algunos semáforos y reubicar los flujos de carros hacia otras rutas para despejar las intersectoriales serían alternativas válidas previo a la puesta en funcionamiento de los expresos.
Actualmente, es bastante difícil —por no decir imposible— pensar en un carril exclusivo para buses y taxis a lo largo del recorrido que unirá la Uruca con Guadalupe.
La mayor parte de la ruta es de un carril por sentido, lo que dificultaría la puesta en marcha de esta medida.
Un viaje de prueba realizado por los empresarios y el MOPT la mañana del martes reveló varios obstáculos que fueron captados por un equipo de LA REPÚBLICA durante el trayecto.
El recorrido del bus tardó una hora y media aproximadamente, ida y vuelta, pero no se detuvo para simular las paradas como realmente ocurriría.
Si bien las rutas nacionales son insuficientes, los usuarios tendrán que armarse de paciencia en este recorrido ya que atraviesa varios sectores complicados por el alto flujo vehicular que provoca largas presas.
Los atrasos en las carreteras consecuencia de las presas y la falta de bahías para que los buses hagan paradas son factores que jugarán en contra de los mismos usuarios de la intersectorial, y por supuesto de quienes viajan en su carro.
Para lograr un proyecto periférico efectivo a largo plazo se necesitan nuevas carreteras o —al menos— mejorar las existentes para que salir a la calle deje de ser una pesadilla común que deben tolerar los conductores.

201309242253300.n4.jpg

Manuel Avendaño
[email protected]
@mavendanoLR

Ver comentarios