Intereses, inflación y desempleo
Enviar

Intereses, inflación y desempleo


El panorama económico actual demanda un cambio rápido de las medidas hasta ahora tomadas por los reguladores económicos, que permita disminuir el impacto sobre el crecimiento y la estabilidad.
Lo anterior, lo conoce muy bien Jean Claude Trichet, presidente del Banco central Europeo, a quien sus detractores han culpado de ineficiente y hasta incapaz. De la misma forma Ben Bernanke presidente de la Reserva Federal, ha recibido duras críticas por su desempeño; sin embargo, ambos manejan una información crucial.

De manera muy simple, ambos jerarcas saben que en primer lugar no se puede complacer a todo el mundo y en segundo lugar, las variables macroeconómicas no se pueden mover de forma independiente.
El aumento de la variable inflacionaria en la economía europea está obligando a Jean Claude a considerar subir las tasas de interés para poder mantener el valor de la moneda que ha perdido competitividad ante el dólar por las crisis sufridas por los países periféricos de la Zona Euro.
No obstante, en Estados Unidos la inflación pareciera estar comenzando a aparecer, lo lógico sería aplicar la misma receta que en Europa; cierto, solo que hay un pequeño inconveniente: en primer lugar, la moneda norteamericana no está débil y en segundo lugar en Estados Unidos hay un alto desempleo que no termina de recuperarse.
Si Bernanke sube las tasas de interés las empresas no tomarían más préstamos y los trabajadores tendrían que pagar más por sus hipotecas, generando una nueva crisis inmobiliaria, por ende no hay cabida para aumentos de tasas de interés.
Obviamente los inversionistas están esperando esto, pero en el corto plazo es muy poco probable que ocurra; en todo caso si el desempleo mejora en Estados Unidos de manera rápida, la Fed podría elevar las tasas de interés posiblemente a finales de 2012 o principios de 2013.
Por su parte, Europa tiene problemas más graves que el desempleo ya que sus economías están de déficit y lo que necesitan es que entren nuevos capitales para cubrirlo, por lo que una mayor tasa de interés puede generar un mayor atractivo.
Los reguladores de las principales economías, están siendo muy prudentes a la hora de tomar decisiones, ya que la menor equivocación puede ser fatal para el desarrollo económico futuro de las economías.
Tanto Bernanke como Trichet saben que las bases sobre las que se ha erigido la recuperación económica, son débiles y que necesitan ser reforzadas para garantizar un crecimiento de largo plazo.
Por ello aquellos que piensan que cualquiera de las instituciones antes mencionada se está quedando atrás, quizás deberían mirar con más detenimiento las condiciones del mercado y sobre todo considerar el daño que se le puede hacer a un país si no se aplica la prudencia.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]


Ver comentarios