Enviar
Son el punto de partida del nuevo gobierno para estimular la economía
Intereses bajos serán eje de política económica
Créditos financiados 60 meses con bono, ocho años a tasa fija y crédito sin encaje son otras metas
Sector agrícola será privilegiado por nuevas políticas

Bajo el paraguas de tasas de interés bajas está diseñado el nuevo plan económico de Laura Chinchilla, presidenta electa.
Como oradora principal de un desayuno con la Cámara de Comercio ayer en el Club Unión, Chinchilla reveló las prioridades de la agenda de su gobierno, pero su intervención soslayó los temas económicos.
En este campo los anuncios le correspondió hacerlos al vicepresidente electo Luis Liberman, quien parece ser el brazo derecho de la futura mandataria y los cuales avaló en su discurso.
A nombre de los comerciantes le correspondió a Arnoldo André, vicepresidente de la Cámara del sector, hacer la lista de peticiones al nuevo gobierno.
Pero fue el futuro segundo vicepresidente quien esbozó las respuestas y recibió las inquietudes de los empresarios en ese campo.
Tasas de interés bajas serán el eje principal sobre el cual van a girar políticas para recuperar el crecimiento y reducir el desempleo, estimular inversión pública, vivienda y pequeños proyectos en el ámbito municipal y local, se indicó.
Tasas razonablemente bajas llevarán ánimo y tranquilidad a los empresarios del sector agrícola, estímulos al sector de la construcción y posibilidades a los industriales para invertir más.
Inversión, empleo y estabilidad macroeconómica “nos darán oportunidad para ir adoptando medidas de largo plazo en educación, investigación, emprendedurismo y hacer de Costa Rica un país diferente”, dijo Liberman.
El flamante vicepresidente exaltó que en 30 años como banquero descubrió que las tasas de interés con muchas oscilaciones desestimulan el crédito.
Para acelerar la tasa de crecimiento hay reservas monetarias suficientes, pero hay que complementarlas con inversión pública en vivienda y proyectos pequeños a nivel municipal y comunitario, con tasas de interés bajas y estables.
El país cuenta con ingentes recursos de los organismos internacionales de crédito para invertir en infraestructura. “Tenemos previstos $1.000 millones del Banco Mundial, para puertos, caminos y puentes y otros $1.000 millones para proyectos de energía que van a crear al menos 4 mil trabajos al año”, precisó. Asimismo, anunció que hay $500 millones para levantar las calles del país y modernizar los sistemas de aguas negras, obra que se sacará a licitación en los próximos días.
Reconoció, sin embargo, que los procesos para iniciar las obras son lentos.
Para ir más rápido se permitirá a los bancos, mediante un proyecto de ley que irá al Congreso en 15 días, emitir títulos de tasa fija y sin encaje para el crédito.
La iniciativa consiste, además, en dar créditos para vivienda a tasa fija durante ocho años y aplicar el bono de la vivienda a las tasas de interés para hacer más llevaderas las mensualidades de los créditos al menos durante un periodo de 60 meses. Lo anterior haría que los deudores paguen hasta un 30% menos por mes para su vivienda.
En pocos días se echará a andar “una ingeniosa propuesta para la inversión pública mediante el sistema de titularización”, explicó.
El sector agrícola, que a su juicio ha tenido la peor prensa, es el más exitoso haciendo subir el PIB, pero no ha logrado elevar su productividad.
Este será privilegiado con proyectos de investigación para poder aumentarla y garantizar los alimentos, anunció.
Como elemento de gran importancia citó una revisión del mercado de valores costarricense, pues admitió que Costa Rica tiene un mercado de capitales enfermo. “A punta de bancos, cooperativas y mutuales no se desarrolla el país”, señaló.
Aunque no reveló la fórmula dijo que “estamos conversando con todos los actores para activar este mercado y obtener el compromiso del presidente o la presidenta del Banco Central para revisar las leyes que sean necesarias”, precisó.

Wilmer Murillo
[email protected]
Ver comentarios