Enviar
Interbolsa niega enfrentar insuficiencia de liquidez
De cara a la investigación abierta por la Superintendencia de Valores, puesto de bolsa asegura estar lejos de la quiebra, aunque acepta que tamaño de la empresa ahora es menor

Daniel Chacón
[email protected]

Ni muertos, ni en el cierre. Los responsables de la empresa Interbolsa aseguran que el puesto de bolsa sufre una transformación y que ha tenido momentos difíciles, pero que aplica cambios eficientes para sobrevivir en el entorno económico actual y para estar lejos de la quiebra.
La incertidumbre en torno a dicho puesto surgió hace una semana después de que la Superintendencia General de Valores (Sugeval) abriese un proceso administrativo contra dicha entidad por el posible quebranto de la normativa que rige el mercado de valores.
Los hechos que dan pie a ese proceso se remontan a diciembre de 2008, y entre ellos destacan el supuesto incumplimiento de capital mínimo para operar, insolvencia de recursos para pagar a clientes y el financiamiento para operaciones no bursátiles.
A ello los representantes de Interbolsa respondieron que nunca se salieron de los márgenes de acción, y que las estadísticas del negocio confirman que la situación del puesto de bolsa mejoró.
El costo fue elevado, ahora el tamaño de la empresa es bastante menor, pero más sano, aceptó Danilo Montero, gerente general de Interbolsa, quien conversó con INVERSIONISTA sobre el estado de salud de la empresa.

¿Qué criterio les merece el proceso comunicado por Sugeval?
Puede ser que en términos jurídicos sea lo que corresponde, pero no está tomando en cuenta que algunos hechos fueron bajo circunstancias de crisis y que hace meses se resolvieron. Evitamos un mal mayor para nuestro mercado.

¿Está Interbolsa sobreendeudado?
Con la nueva regulación de riesgo la capacidad de endeudamiento es de un 400%. Lo que tenemos anda entre un 50% y un 60%.

¿Se pensó en cerrar el puesto de bolsa?
Cerrar no, pero sí hubo frustración. Estábamos decididos en apagar un incendio y lo logramos, pero se nos mojó la alfombra. Se hizo un esfuerzo de millones de dólares para retomar el camino, otras entidades más grandes en el mundo quebraron y sí frustra un poco que no se tome en cuenta lo que se ha logrado.

¿Qué consecuencias tuvo esto en el puesto de bolsa?
Comparados con el año anterior somos más pequeños, pero más rentables y eficientes, por el tipo y tamaño de activos.

¿Qué están haciendo para ser más productivos?
Estamos aumentando el tipo de operaciones que tienen más rentabilidad; es decir, los que nos derivan mayor contribución.

¿Cómo están los clientes?
En el momento en que salió el hecho relevante de Sugeval, los inversionistas se alarmaron. El problema es que da a entender que es una problemática de hoy, cuando fue algo que pasó a finales de 2008.

¿Estuvieron al límite con las recompras?
En noviembre la normativa permitía recompras hasta 30 veces el patrimonio. A partir de agosto de 2009, con el nuevo reglamento de riesgo, bajamos a 27 e incluso hoy estamos en menos de 25 veces.

¿Eso genera una caída en los ingresos?
En diciembre anterior podíamos generar comisiones sobre $45 millones de recompras, y hoy se generan sobre $21 millones. Es mucho menos, pero es una operación más controlada.

¿Abusaron de la falta de temor al riesgo?
El 99% de las entidades financieras estaban trabajando a ese ritmo, pues nadie vio venir la crisis. Antes de octubre los bancos le llegaban a todo el mundo con la plata fácil, así todos incrementaron su endeudamiento.

Por ende, ¿se podría decir que hubo abuso?
En nuestro caso no, porque estábamos dentro de los márgenes permitidos. Lo que sí acepto es que no anticipamos el tamaño de la crisis, de hecho muy poca gente tuvo la capacidad para prever con exactitud lo que se venía.

¿Entonces que harán?
Cambiamos bastante la estructura de la empresa, pero eso no se hace de un día para otro. Tampoco podemos hacerlo de golpe, porque en el proceso podríamos dañar a los clientes si nos apresuramos.

¿Cuál es esa nueva dirección?
Dejamos ciertos negocios pequeños; el menudeo, cuyo margen de contribución es negativo. A muchos hubo que decirles que ya no podíamos seguir operando con los mismos costos, porque era entrar perdiendo.

¿Y eso en qué se traduce?
Ahora somos mucho menos proclives al endeudamiento. La junta directiva estableció políticas más radicales, prudentes y ya aprendimos la lección de que la liquidez se nos puede ir. También tenemos un activo más sano, somos más pequeños pero la composición es mucho más saludable.





Fuente: Interbolsa


Ver comentarios