Intel se estanca en mercado de memoria
Enviar
Intel se estanca en mercado de memoria

La acción del mayor fabricante mundial de microprocesadores ha perdido el 22% de su valor

Ian King
Bloomberg

San Francisco– Paul Otellini, máximo responsable ejecutivo de Intel Corp. no ha atendido a la lección de su mentor Andy Grove: si no se puede competir en el negocio de memoria hay que salirse de él. Los inversionistas están ahora pagando por esto.
Grove sacó a Intel de la producción de chips de memoria hace dos décadas, abandonando un mercado en el que él fue pionero y que después perdió a manos de competidores asiáticos. La decisión de Otellini en 2005 de comenzar a fabricar semiconductores de memoria flash que se utilizan para almacenar canciones y fotografías debilitó los márgenes de ganancias en medio de una sobreoferta causada por los productores en Corea y Japón.

Durante el año, y antes de ayer, la acción de Intel había perdido el 22% de su valor. Los accionistas han esperado un rebote de la cotización porque las ventas de microprocesadores, el principal producto de la compañía, están creciendo.
“Intel debería estar demostrando márgenes significativamente más altos”, comentó James Grossman, del Thrivent Technology Fund.
Otellini, de 57 años, está apostando a que la memoria flash reemplazará a los discos duros como la principal base de almacenaje en todos los aparatos tecnológicos desde computadoras portátiles y de escritorio hasta aparatos móviles como el iPhone de Apple Inc.
Se proyecta que el mercado de la memoria flash crecerá en una cifra porcentual de un dígito este año desde los $13,9 mil millones que alcanzó en 2007, de acuerdo con datos de la empresa investigadora de mercados iSuppli Corp. La empresa redujo sus previsiones en febrero desde una proyección anterior de 27%.
La memoria flash le da a Intel, el mayor fabricante mundial de chips, un mercado “suficientemente grande para crecer”, dijo Pat Becker Jr. de Becker Capital Management.
El desafío que todavía enfrenta Otellini es el mismo que ha retado a la indus
tria desde que Intel comenzó en 1968 a manufacturar un tipo diferente de memoria que almacena datos temporalmente para procesadores de computadoras. Los productores no han logrado equiparar la oferta con la demanda, provocando vaivenes en precios y pérdidas.
Este año, fabricantes liderados por la coreana Samsung Electronics Co. y Toshiba Corp., con sede en Tokio, producirán casi el 50% más chips de los requeridos por los consumidores, estimó Hans Mosesmann, analista de Raymond James & Associates Inc. “Es feo, y se va a poner más feo todavía”, afirmó.
Otellini no ha convencido a los inversionistas de que se está moviendo con suficiente rapidez para
arreglar o vender el negocio de memoria de Intel, dijo Cody Acree, analista de Stifel Nicolaus & Co.
La compañía fabrica chips de memoria en una sociedad, de la cual posee el 49% del control, junto a Micro Technology Inc. La alianza redujo los márgenes brutos (ventas menos costos de producción) de Intel, en dos puntos porcentuales durante el primer trimestre.
El margen bruto, la única medida de ganancias que Intel proyecta, será del 55,7% este año, menos que la meta de la compañía del 57%, según estimados de Gus Richard, analista de Piper Jaffray Inc.
Intel, con sede en Santa Clara, California, tenía programado reportar resultados para el primer trimestre después del cierre de los mercados financieros ayer. Los analistas proyectan un ingreso neto de 25 centavos por acción, menos que los 28 centavos por acción reportados el año pasado. Mientras tanto las ventas podrían haber crecido un 9% a $9,65 mil millones según un promedio de estimados compilados por Bloomberg. Se proyecta que Micron pierda $1 mil millones durante 2008.
El mercado de chips de memoria le dio a Grove, quien se retiró de la junta directiva de Intel en 2005, la lección central de su bestseller “Solo los paranoicos sobreviven”.
Grove, de 71 años, escribió que los tres años que gastó en sacar a Intel del negocio de memorias fueron “un desperdicio”.
“Al hacer un movimiento vigoroso, las cosas resultaron mucho
mejor para nosotros”, escribió Grove. Otellini trabajó como asistente personal de Grove en 2005 como parte de su entrenamiento para asumir la presidencia ejecutiva de la compañía.
Los ejecutivos de Intel rechazaron emitir comentarios antes de que se hicieran públicos los resultados trimestrales de la empresa.
Los chips de memoria representan menos del 10% de los ingresos de Intel, en comparación con más del 50% en 1980, así que las pérdidas actuales son una amenaza mucho menor.
Aun así, los inversionistas están frustrados porque la acción no refleja le éxito de la compañía en arrebatarle ventas a su rival Advanced Micro Devices Inc., dijo Mosesmann.

Ver comentarios