Enviar
Tendrán hasta ocho núcleos y 2 mil millones de transistores, lo que permitirá cuadruplicar el ancho de banda de memoria

Intel alista próxima generación de procesadores

• Ingenieros costarricenses participan en la elaboración del proyecto


Israel Aragón
[email protected]

Para el segundo semestre del año se espera que Intel lance un grupo de procesadores, cuyas características permitirán cuadruplicar el ancho de banda del Intel Xeon, dispositivo de más alto rendimiento actualmente.
También aumentarán la memoria inmediata o caché, que se encarga de almacenar la información que la computadora requiere tener “a mano” para operar los programas que se estén utilizando.
El principal salto tecnológico será la nueva familia de microprocesadores Nehalem, una microarquitectura que mejora el desempeño y reduce el consumo de energía casi un 40%.
Los dispositivos de esta familia tendrán desde dos hasta ocho núcleos, sin embargo, podrán realizar múltiples procesos de forma simultánea, por lo que su capacidad duplicará la de un procesador normal con igual cantidad de núcleos.
Los núcleos son como el cerebro del procesador, pues se encargan de procesar todas las acciones de la computadora.
Los Nehalem serán los que cuadruplicarán el ancho de banda de memoria, que determina la velocidad con que los datos pueden ser leídos o almacenados por un procesador.
Otra novedad en la arquitectura de los procesadores, cuyas demostraciones se anunciaron para este año, será la Larrabee para computación visual. Esta incluye un nuevo diseño que permite la integración de muchos núcleos, lo cual dará una mayor libertad a los programadores y facilitará el manejo de gráficos y archivos multimedia.
La familia de procesadores, un 25% más pequeños y con un 50% más de transistores, incluirá opciones aplicables a dispositivos que van desde servidores hasta computadoras portátiles.
Otro grupo de procesadores serán lo Dunnington para servidores expansibles (multiprocesadores). Estarán disponibles en la segunda mitad de 2008 y tendrán seis núcleos.
Unos 60 ingenieros costarricenses trabajan en el diseño de estos nuevos procesadores, los cuales deberán probarse en la planta de Intel instalada en Belén, Heredia.
La multinacional trabaja también en el Intel AVX (Advanced Vector Extensions) que, según anunció la compañía, incrementará el desempeño en el desarrollo de software, archivos multimedia y cumplirá con grandes exigencias de procesamiento.
Ver comentarios