Instrumentos Financieros: Certificados de depósito a plazo
Enviar
Instrumentos Financieros:
Certificados de depósito a plazo

Posiblemente, entre los instrumentos financieros más conocidos por el ahorrante, se encuentren los certificados de depósitos a plazo, más acreditados en la jerga bancaria y bursátil como CDP. Tradicionalmente ha sido el instrumento preferido para las personas que deciden dar el paso de una cuenta de ahorros, a una opción con plazo definido y con una rentabilidad fija para un monto de dinero destinado a generar una renta líquida periódica. Normalmente, esta renta se incorpora en el flujo de caja o se pacta en CDP cuyos intereses se suman al principal, con lo cual se incrementa el valor nominal del certificado.

Como los CDP están suscritos para su liquidez durante un plazo determinado, este no puede retirarse antes de que finalice el tiempo pactado. Para lo cual, queda la alternativa de negociarlo en los mercados de valores. En términos generales, el banco solo pagará los intereses y el principal en las fechas fijadas al momento de la compra del CDP.


Es uno de los valores que tienen mayor liquidez, dentro de los diferentes instrumentos disponibles en el mundo de los activos financieros, esto es, a pesar de las fechas de vencimiento y los plazos de pago para los intereses, el ahorrante puede recurrir al mercado de valores con la finalidad de venderlo y, así obtener dinero en casos en que la coyuntura económica personal o nacional lo demanden. Por otra parte, son altamente aceptables en procesos de compra o venta que incluyan activos o pasivos físicos o líquidos. Por ejemplo, en la compra de un bien inmueble o de un vehículo, el ahorrante puede ofrecer el CDP como parte del pago. Eso sí, su atractivos estará determinado por la cercanía con la fecha de vencimiento y, por supuesto, por los proyectos o planes del vendedor.

En la mayoría de los países con sistemas financieros maduros y correctamente regulados, los emisores de los CDP cuentan con seguros en caso de insolvencia. Finalmente, en función de la política monetaria de las autoridades económicas de un país, para las cuales la tasa de interés es una de las principales herramientas para controlar el circulante en la economía, puede que el rendimiento final sea negativo si se compara con la tasa de inflación. Así, rendimientos del 7% anuales frente a una inflación del 10% tiende a desestimular al inversionista.





Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]et

Ver comentarios