Logo La República

Jueves, 13 de diciembre de 2018



MAGAZINE


¿Instinto maternal?

| Viernes 03 octubre, 2008



¿Instinto maternal?

Sharon Stone niega que quisiera inyectar botox a su hijo por su mal olor pies

San Francisco
EFE

Los abogados de Sharon Stone rechazaron ayer que su cliente quisiera inyectar botox a su hijo de ocho años para controlar la excesiva sudoración de sus pies, como afirmaba la sentencia que ha quitado a la actriz la custodia del niño.
Stone perdió la custodia de su hijo Roan hace poco más de una semana frente a su ex-marido Philip Bronstein; el miércoles, el tribunal de San Francisco, que la consideró poco capacitada para ser madre a tiempo completo, publicó el texto íntegro de la sentencia.
La prensa de Estados Unidos se ha cebado con los detalles escabrosos del documento, que describe a Stone como una madre neurótica que reacciona de forma exagerada ante los pequeños problemas cotidianos.
El Tribunal estimó que la forma de ser de la actriz ha contribuido a incrementar las leves dificultades de aprendizaje de Roan que, por lo demás, es un niño “básicamente sano”.
El texto de la juez Anne Christine Massull pone también como ejemplo que Stone se obsesionó con que su hijo sufría una dolencia en la columna vertebral, a pesar de que sus síntomas eran solo los de un leve estreñimiento y el menor no tenía ninguna enfermedad real.
La juez considera además que la protagonista de “Instinto Básico” delegó sus responsabilidades maternales a terceras personas para concentrarse en su carrera y que en los últimos años ha mostrado poca implicación e interés en la actividades escolares del pequeño.
Stone adoptó a Roan en 2000 junto a su tercer marido Philip Bronstein, periodista y ex editor del diario San Francisco Chronicle.
Stone demandaba que el pequeño se fuera a vivir con ella a Los Angeles, pero tras la decisión judicial se espera que Roan permanezca en San Francisco con su padre.