Iniciar in vitro costará ¢150 millones
“El tema de la fertilización in vitro no se resolverá pronto, hay grupos de poder que siguen influyendo”, dijo Hubert May, abogado de parejas demandantes. Gerson Vargas/La República
Enviar

3.500 parejas necesitan el tratamiento

Iniciar in vitro costará ¢150 millones

Caja concentrará inversión previa en un único hospital

Unas 3.500 parejas necesitan someterse al tratamiento de fertilización in vitro.
Para adecuar el centro donde serán atendidas, la Caja debe conseguir dinero que no tiene.
Aun así, la institución debe estar lista para cuando haya legislación al respecto.

201303032125130.n33.jpg
El número de parejas que ven en la FIV la única alternativa para convertirse en padres, es calculado por la Caja de acuerdo con estadísticas nacionales y estándares internacionales.
Se estima que la implementación del laboratorio rondará los ¢150 millones.
Este dinero sería para infraestructura, instalación del laboratorio, capacitación y formación de personal, principalmente microbiólogos.
Adicionalmente, la Caja debe invertir ¢10 millones en cada paciente durante la etapa previa, es decir, desde que se hace la primera consulta por infertilidad en un Ebais, hasta que se prueban y descartan otras técnicas de reproducción asistida, pues la FIV es el último recurso.
A la lista de costos, hay que sumar el valor del procedimiento de la FIV propiamente dicho, lo que aún la Caja no tiene contabilizado.
“Aún no contamos con los recursos para la puesta en marcha de la fertilización in vitro, la mandataria Chinchilla lo sabe. La condenatoria debió ser para el Estado, porque así se hubiera abierto el camino a nivel privado, pero erróneamente se condenó al Seguro Social y ahora tenemos que correr”, dijo Ileana Balmaceda, presidenta de la Caja.
Las parejas que se sometieron al procedimiento fuera del país gastaron entre pasajes, hospedaje y tratamiento alrededor de ¢4 millones, siempre y cuando hayan viajado a Panamá, que es el destino más barato.
Otras optaron por Colombia, Estados Unidos y hasta España, para estos casos el desembolso debió ser mayor.
En Costa Rica se realizaba esta técnica en forma privada, hasta que fue prohibida tras un fallo de la Sala Constitucional, en 2000.
En los últimos diez años, nacieron 800 costarricenses producto de fertilizaciones in vitro realizadas en el extranjero.
Por ahora, la Caja trabaja en la elaboración de los protocolos y analiza el sitio donde se ubicará la clínica o el Centro de Fertilización in Vitro, que podría ser en uno de los hospitales nacionales o en el de las Mujeres.
En este último trabajan las dos especialistas con que cuenta el Seguro Social, por ahora, para realizar el procedimiento.
Próximamente, llegarán al país miembros de una organización no gubernamental panameña, quienes darán asesoría sobre el equipamiento necesario para el arranque.
Eso sí, la técnica no puede implementarse sin la aprobación de la ley por parte de los diputados.
El proyecto es redactado por el Ministerio de Salud, y se espera que sea enviado la semana entrante a la Asamblea Legislativa.
Sin embargo, el tema sigue generando polémica.
“No creo que la ley se apruebe pronto, el primer borrador que presentó al Ministerio de Salud busca obstaculizar el procedimiento. Las sanciones penales son muy altas, por cualquier cosita se podría meter a un médico a la cárcel”, dijo Hubert May, uno de los abogados de las parejas que demandaron al Estado.
Hoy concluyó el tratamiento psicológico requerido para los demandantes, de acuerdo con el fallo de la Comisión Internacional de Derechos Humanos.


Ana Cecilia Cruz
[email protected]
 

Ver comentarios