Enviar

Inflación y empleo: el síndrome 7% en Costa Rica


Nos encontramos a un trimestre para que finalice 2009, que será impreso en la historia económica como un periodo de crisis, la más profunda y aguda del milenio 2000, y para estos días, es precisamente cuando las familias y las empresas retoman la toma de decisiones económico - financieras, comienzan las premuras y presiones por los planes operativos y estratégicos.
El síndrome 7% se presenta, tanto en la variación del índice general de precios como en la tasa de desempleo abierto, se mantendrá este año, pero poco a poco, se revertirá en la medida que los retoños verdes (recuperación lenta) de la economía internacional engrasen nuestro motor económico nacional.
Si bien hemos experimentando una desaceleración en los precios, podemos notar que a partir de julio de este año, producto de una mayor confianza en una recuperación económica y como resultado de los procesos de ajustes familiares y empresariales, bajo un plan anticíclico incipiente y poco coordinado a nivel estatal, el índice de precios de los servicios y el índice de precios de los productos no regulados muestran una tendencia a crecer levemente.
Mientras, el índice subyacente se mantiene anclado en una variación del 2%, pero comienza a desplazarse hacia cambios mayores; y el índice de precios de los bienes comienza su tendencia al alza, abandonando las variaciones negativas que mostró al inicio del año. Tenemos una tendencia clara, el periodo de la desaceleración de los precios se revirtió, el pronóstico para final de año, para la tasa de variación del Indice General de Precios (IPC), estará en el nivel techo máximo del 7%.
Pero la desaceleración de los precios experimentada este año no es sostenible (hay que tomar en cuenta el efecto estacional del aumento de los productos agrícolas para el próximo año producto de la sequía en este invierno) y no debe introducirse como una tendencia sostenible en la toma de decisiones, ya que generaría un resultado adverso en el bienestar y en las ganancias de los agentes económicos.
También, la estimación de la tasa de desempleo para este año va a rondar el 7%, esperamos que sea también un nivel techo máximo, pero la apuesta por este resultado es más incierta, ya que producto del ajuste empresarial en este rubro, podría sobrepasar este nivel máximo. En conclusión, el síndrome 7% en el nivel de precios y en la tasa de desempleo está definiendo dos variables fundamentales en la toma de decisiones para la dinámica futura económica – empresarial para 2010 que no debe ser desestimado.
Ver comentarios