Enviar
El rubro de transporte es el azote de clases altas, mientras el de alimentos afecta más a los menos favorecidos
Inflación golpea más a pobres que a ricos
Para los acaudalados, golpe en precios ha sido del 27% desde 2006, mientras que para las clases más bajas ha sido del 38%, indica estudio del INEC

El rubro de transportes es el azote de las clases altas de Costa Rica, pues las alzas de precios de los servicios que involucra ejercen un gran peso financiero en la canasta de bienes y servicios que consumen. Con el vaivén de los precios de los servicios de esparcimiento, educación y vivienda ocurre lo mismo.
Mientras tanto, el rubro de alimentos significa poco para estos sectores, pero sí para los más desfavorecidos, de acuerdo con un estudio elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y presentado esta semana.
La inflación se suele definir como el impuesto más injusto para los pobres, pero su impacto en las clases con diferentes niveles de ingreso, los afecta de modo diferente. Hasta ahora no se había efectuado un estudio que llegara a comprobar esta hipótesis.
Aunque las clasificaciones se realizaron de acuerdo con sectores, no se intenta crear índices diferentes al Indice de Precios al Consumidor (IPC) para medir los efectos de la inflación.
Además, se reconoce que las mediciones adolecen de algunas rigurosidades y llegan a algunas conclusiones preestablecidas.
Pese a ello, una de las conclusiones es que los estratos más altos de la población han sido menos golpeados por los precios desde 2006, fecha a partir de la cual se elabora el estudio.
Aunque el IPC da un incremento en el periodo de 31,47% los más acaudalados solo sufrieron un aumento de la inflación medida por el alza de los precios del 27,60%.
Para los más pobres, la i
nflación medida por ese indicador es del 38,81%, llevando entonces la peor parte.
Lo anterior se desprende del hecho de que los sectores medios enfrentaron ajustes de precios del 33,30% que se acercan más al índice general o IPC.
El principal aspecto que explica las diferencias observadas en las variaciones promedio de los precios, son las ponderaciones de los grupos y de los artículos, ya que las variaciones porcentuales de los precios que se utilizan son iguales para las tres canastas.
Entre setiembre de 2006 y diciembre de 2008 se dio una fuerte disminución en el grupo transporte, razón por la que afecta en menor escala a los hogares de ingresos bajos y medios, y más a los de ingreso altos en los que este grupo tiene una mayor ponderación. Al contrario, para febrero y marzo de 2009 se dio una fuerte disminución del grupo alimentos y bebidas no alcohólicas, por lo que los hogares de ingresos bajos se ven mayormente a
fectados.
Lo que se ha encontrado en general es que hay dos grandes grupos de productos y servicios que están dando dos tendencias: los alimentos y el transporte. El primero pesa más en la canasta de ingresos bajos y el transporte en la de ingresos altos, comentó en ese sentido Odette Navarro, investigadora del INEC.

Esta investigación intenta solamente determinar la forma diferente que la inflación afecta a los sectores, y no significa que el Instituto esté creando un índice para los pobres, los ricos y las clases medias.
El índice oficial sigue siendo el IPC, precisó Navarro.
De lo anterior se desprende que en este estudio se toman los precios del IPC, constituido por 292 bienes y servicios para valorar las diferentes canastas de consumo de las clases, altas, medias y bajas, señaló.
El estudio se denominó “variaciones promedio de precios según las estructuras de consumo por estrato de ingreso de los hogares”.




Wilmer Murillo
[email protected]
Ver comentarios