Inflación cercana a cero de la eurozona presionaría al BCE
Enviar

La inflación en la zona euro fue menor a lo previsto por los economistas en diciembre, cuando el Banco Central Europeo intensificó su programa de estímulos.

Los precios al consumidor aumentaron un 0,2% anual, anunció la oficina de estadísticas de la Unión Europea el martes. Ese porcentaje contrasta con la mediana de las estimaciones que fue de un aumento de 0,3%, según una encuesta de economistas de Bloomberg. La inflación italiana se desaceleró inesperadamente a 0,1%, comparada con la previsión de un repunte a 0,4%.

“Es una gran decepción”, dijo Jane Foley, estratega de mercado de divisas de Rabobank en Londres, a Bloomberg TV. “Hemos visto esta historia una y otra vez. A pesar de las condiciones monetarias extremadamente débiles, la inflación se niega a moverse”.

El euro cambió poco tras el informe y cotizó a $1,0776 a las 11:48, hora de Fráncfort.

Aunque los funcionarios del BCE han intentado durante meses aumentar la presión de los precios con políticas no convencionales, como tasas de interés negativas y compras de activos a gran escala, su meta de inflación a mediano plazo de apenas por debajo de 2% se está alejando aún más. Lo que se anunció como un pequeño aumento en la tasa de referencia debido a ‘efectos de base’ mecánicos al final del año quizá no se concrete a causa de una nueva caída en los costos del petróleo.

El crudo Brent terminó el 2015 con el precio promedio anual más bajo en 11 años, mientras los principales miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo siguen bombeando a niveles casi sin precedentes. A $37 por barril, el petróleo está mucho más barato que lo pronosticado por el BCE en diciembre, cuando predijo que la inflación promediaría un 1% este año y un 1,6% en el 2017.

“Al BCE no le gustarán estas cifras de inflación”, dijo Holger Sandte, jefe de análisis europeo de Nordea Markets en Copenhague. “Con la inflación por debajo del objetivo y la tendencia a la flexibilización del BCE, no se puede descartar un alivio mayor”.

Los encargados de formular las políticas del BCE en Fráncfort aumentaron los estímulos a finales del año pasado al rebajar la tasa de depósito a menos 0,3% y al extender la duración de las compras de activos a gran escala. Aunque el presidente Mario Draghi dijo en un discurso en Nueva York que asegurará un retorno de la inflación a un 2% “sin demoras injustificadas”, reconoció que aún podría ser necesaria una adición a los 1,5 billones de euros ($1,6 billones) actuales del programa de flexibilización cuantitativa.

La inflación de base, que excluye ítems de precios volátiles como el combustible, se mantuvo en 0,9% en diciembre, anunció Eurostat. Los costos de la energía disminuyeron un 5,9% anual.

El lunes, la oficina de estadísticas alemana declaró que la inflación en la principal economía de Europa llegó a un 0,3%, contrastando con las estimaciones de los economistas que anunciaron un aumento a 0,4%.

Ver comentarios