Enviar
Indice a noviembre fue afectado por alimentos, alquileres y servicios de salud
Inflación del 14,38% es la más alta en 12 años


Wilmer Murillo
[email protected]

La tasa de inflación a noviembre alcanzó un 14,38%, la más elevada en los últimos 12 años.
A manera de comparación, entre enero y noviembre de 2007, este índice fue de poco más de la mitad de la actual (8,98%).
El aumento de precios, batió récord de igual manera en el cálculo interanual, al llegar a 16,3%.
En noviembre los grupos que presentaron una variación más alta en los precios fueron alimentos vivienda, y salud.
El mayor índice presiona al alza las tasas de interés y a quienes tienen ahorros en colones, pues la moneda pierde poder adquisitivo y las tasas de interés son más bajas que el incremento en el costo de la vida.
Asimismo, quienes pagan alquileres y otros servicios referenciados al dólar también podrían verse afectadas por el aumento en la tasa de inflación.
La Canasta de Consumo del Indice de Precios al Consumidor está conformada por 292 bienes y servicios de los cuales el 72% aumentó de precio respecto al mes anterior, un 19% presentó disminución y el restante 9% permaneció sin variación.
El Banco Central proyectaba una inflación del 14,2% para este año, pero aún falta un mes por tomar en cuenta.
En virtud de la caída del precio del crudo, el transporte registra disminuciones principalmente en los precios de la gasolina, diésel y adquisición de vehículo.
Sin embargo, en diciembre una inflación mensual similar al 1,67% del año pasado, podría ser disparada por los precios de los alimentos.
La persistencia de las presiones inflacionarias refleja, por el momento, que ni el ciclo de alza en las tasas de interés para frenar la demanda interna, la disminución del precio de las materias primas, ni la recolección de colones mediante la venta de dólares, han ayudado a reducir o por lo menos controlar el nivel de precios.
Bajo el esquema cambiario actual, el incremento en el diferencial de inflación entre Costa Rica y sus socios comerciales, podría presionar aún más a la baja el tipo de cambio real, restándoles competitividad a los bienes locales y dificultando la corrección del desequilibrio de la balanza comercial.
Ver comentarios