Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



NACIONALES


Inflación da respiro por bajas en alimentos y combustibles

Redacción La República [email protected] | Martes 17 marzo, 2009



Merma motivaría confianza de consumidores a futuro
Inflación da respiro por bajas en alimentos y combustibles

Panorama para 2009 es alentador, pues no se esperan cambios abruptos en los costos de las materias primas

En el caso de los combustibles situación económica permitiría disminuir la demanda lo cual impediría que los precios se incrementen

Daniel Chacón
[email protected]

La caída en la demanda de materias primas en el ámbito internacional, así como la baja en el precio de los combustibles, ayudaron a que este inicio de año los costarricenses sintieran un alivio en su nivel de gastos.
Muchos alimentos redujeron su costo en el mercado mundial en beneficio de los presupuestos domésticos, lo cual sumado a la reducción en el precio de los combustibles representó que los niveles de inflación mantengan una tendencia a la baja.
Esta situación representaría un alivio para la economía costarricense, por cuanto una baja en los niveles de inflación permitiría aumentar la confianza de los consumidores.
Asimismo, al existir una mayor confianza entre los consumidores hay mayores opciones de que los distintos sectores económicos se vean reactivados, de acuerdo con analistas.
De hecho, luego de experimentar una caída constante en los últimos nueve meses, el índice de confianza del consumidor parece dar síntomas de repunte, de acuerdo con la XXI Encuesta de Confianza del Consumidor, publicada a finales del mes anterior.
“Hay un fenómeno interesante: la conducta del consumidor está muy ligada al precio de los combustibles y alimentos; cuando ambas están bien, el comprador tiende a mejorar sus niveles de confianza”, infirió Johnny Madrigal, coordinador de la encuesta.
Parte de esa confianza surge de la reducción de precios de algunos productos. Por ejemplo, en el caso de alimentos, el nivel de inflación pasó del 3% en noviembre a un -2% en febrero.
Por otro lado, el índice en transportes arrojó una deflación anual del 6,74%.
Se calcula que las familias gastan casi la mitad de su presupuesto en alimentos y transporte, lo cual hace que la baja en los precios sea más significativa para los consumidores.
“En el índice lo que se expresa es que de casi 100 productos, la reducción del precio fue la que predominó. Por ejemplo, algunos básicos como el arroz, el pan, las carnes y la papa bajaron su costo; explicó Odette Navarro, coordinadora de la Unidad de Indices de Precios del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Inec).
Este fenómeno es contrario al experimentado durante la mayor parte de 2008, cuando el porcentaje en el que aumentaron los alimentos y combustibles superó el promedio general de la inflación. Para este año, el panorama es alentador porque no se esperarían cambios abruptos en los costos.
“En el caso de los combustibles la recesión ayuda a bajar la demanda y no hay conflictos geopolíticos importantes; aunque cualquier conflicto armado que se presentara podría variar el precio en unos $6 por barril según la gravedad. Si las condiciones se mantienen, no vería el precio del petróleo por encima de los $50 por barril este año”, dijo Geovanny Barboza, analista del mercado petrolero.
De esta forma, durante el in
icio de este año para los hogares fue menos complicado enfrentar otras necesidades que sí aumentaron su costo, como educación, alquileres y el pago de servicios públicos.
A pesar de ello los consumidores no ven prudente la compra de bienes para los cuales se requiere financiamiento. Los vehículos y las casas son los más afectados, que están en el más bajo nivel de intención de compra en los
siete años que tiene de realizarse la encuesta.
Otro aspecto que destaca es el laboral. Casi la totalidad de los entrevistados concuerda en que el desempleo aumentaría durante 2009, pero ven este como un problema ajeno, porque más del 80% estima que conservará su empleo.