Enviar
EDITORIAL GRAFICO
Infierno o infraestructura
La seguridad en las carreteras es un asunto de salud pública, y el Estado debería ser su principal promotor.
El costo en accidentes y competitividad por la falta de infraestructura en Costa Rica se estima en un 3% de la producción.
Aumentar los castigos a los conductores imprudentes puede ayudar a reducir los decesos en las vías.
Pero esta es solo una cara de la moneda.
En el otro lado está la responsabilidad del Estado de construir y mantener una infraestructura vial, segura, eficiente y sobre todo coherente con lo que exigen las propias leyes.
En países desarrollados, los conductores demandan al Estado cuando sufren accidentes por negligencia en el mantenimiento de las vías.
En Costa Rica, los legisladores buscan cómo asignar multas similares a las que se pagan en el Primer Mundo, mientras las responsabilidades del gobierno por ofrecer una infraestructura de Tercer Mundo son invisibilizadas de manera conveniente.
¿Por qué entonces no imponer altas multas a los ingenieros, jerarcas y demás responsables de este infierno vial, a la vez que se persigue a los conductores irresponsables?
Bastó un pequeño recorrido con el equipo fotográfico de LA REPUBLICA, para registrar el vergonzoso estado de nuestra infraestructura pública.
Ver comentarios