Indicadores de fondos de inversión: Medición de la confianza
Enviar
Indicadores de fondos de inversión:
Medición de la confianza


En nuestros comentarios sobre indicadores técnicos que utilizan los analistas de mercados financieros, hemos hecho referencia, en diferentes oportunidades, a tres instrumentos de este tipo: indicadores de confianza, indicadores de flujo de fondo e indicadores de estructura de mercados.
En esta oportunidad nos detendremos más detalladamente en los indicadores de confianza, ya que este instrumento valora las expectativas de los diferentes grupos de inversionistas, entre ellos, los que tienen como alternativa a los fondos de inversión. Entre este tipo de indicadores sobresalen el estadístico de precio-volumen (“Trin”), en el cual el volumen del mercado se utiliza como una forma para valorar tanto la fuerza de los incrementos como las caídas del mercado. La creciente participación de los inversionistas en el avance o retroceso del mercado se considera una valoración de la importancia del movimiento.

Para los analistas, los aumentos en las transacciones del mercado son una señal favorable sobre el comportamiento del precio de los valores, ya que están asociados a un aumento en la demanda. En sentido contrario, los retrocesos del mercado se consideran negativos cuando están asociados con un volumen más alto (oferta). En términos generales, la estadística de precio-volumen (Trin) es la razón del número de subidas y bajadas de los valores, divididos entre la razón de volumen de subidas frente al volumen de bajadas de los valores.

Trin = Número de subidas / Número de bajas
Volumen de subidas / Volumen de bajas

Esta operación se puede volver a calcular como:

Trin= Volumen de bajadas / Número de bajadas
Volumen de subidas / Número de subidas

De tal forma que Trin es la razón entre el volumen medio de las subidas de los valores y el volumen medio de las bajadas. Indicadores de este tipo por encima de 1,0 se considera como preocupante, ya las acciones que bajan tendrán mayores volúmenes medios que las acciones que suben, con lo que es evidente que existe una presión de venta neta. Esto es de gran utilidad en la actualidad, por el comportamiento que están experimentado los mercados financieros en todo el mundo, producto de la crisis desatada por las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos.

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]

Ver comentarios