Incrementar salario mínimo costaría ¢24 mil millones al año
Enviar

RESUMEN EJECUTIVO
Un plan de incrementar en un tercio los salarios del sector privado afectaría a empresas y empleados, al tener un costo de unos ¢24 mil millones al año en condiciones de baja inflación, lo cual representaría alrededor del 4% adicional en el costo real de la planilla de una empresa, de acuerdo con un análisis de La República.
El impacto del plan, propuesto por los principales sindicatos del Gobierno, dependería del nivel de inflación de cada año, pues en tiempos de poco incremento en el costo de la vida, el salario real crecería, pero afectaría la inversión productiva.


El cálculo contempla el alza de los ingresos de toda la fuerza laboral del sector privado, como consecuencia de incrementar el salario mínimo básico.
Tampoco ha sido una cuestión de que el poder adquisitivo de las personas de bajo ingreso no ha aumentado, ya que en los últimos cinco años el salario mínimo creció un 11% en términos reales.
Mientras tanto, los miembros de los sindicatos del Gobierno recibirán un incremento salarial en 2016 del 7%, el doble de la inflación esperada por el Banco Central, de acuerdo con el presupuesto para el año entrante.

 

 

Un plan de incrementar en un tercio los salarios del sector privado afectaría a empresas y empleados, al tener un costo de unos ¢24 mil millones al año en condiciones de baja inflación, el cual representaría alrededor del 4% adicional en el costo real de la planilla de una empresa, de acuerdo con un análisis de La República.
El impacto del plan, propuesto por los principales sindicatos del Gobierno, dependería del nivel inflacionario de cada año.
El riesgo que se corre es el de afectar la inversión productiva en tiempos de poco incremento en el costo de la vida, ya que se garantizaría un aumento anual del salario mínimo del 6% durante un plazo de cinco años, de acuerdo con Albino Vargas, secretario de la Anep.
El plan, que será presentado por el Gobierno el mes entrante a la Asamblea, además tendería a incrementar los ingresos de toda la fuerza laboral del sector privado, ya que si no, el mínimo superaría el salario base de categorías con mayor calificación.
Así, el aumento de un tercio en el salario mínimo básico de ¢286 mil, pagadero al llamado Trabajador no Calificado Genérico, alcanzaría los ¢380 mil, el cual es mayor al que recibiría la categoría de Trabajador Semicalificado, si esta contemplara menores aumentos.
El incremento en el costo para el patrono debe incluir los montos pagaderos para la Caja, el aguinaldo y la cesantía, que representan el 45% del salario base.
El costo total, que se refiere al plan una vez implementado completamente en cinco años, sería mayor aún, si hubiera un impacto en la fuerza laboral informal.
Los salarios del sector privado de todas formas han experimentando un incremento real del 11% en los últimos cinco años, al haber crecido en un 38%, mientras el Índice del Precio al Consumidor creció en un 27%.
Para los sindicatos, la propuesta podría desviar la atención del público del hecho de que la mayoría de los empleados del Estado cuentan con una compensación superior a la del sector privado en trabajos similares, siendo esta una de loas principales causantes de las crónicas pérdidas del Gobierno.
Solo para 2016, los funcionarios recibirán un aumento promedio del 7%, de acuerdo con el presupuesto del año entrante, mientras la inflación esperada será la mitad de este monto, según el Banco Central.
 


Ver comentarios