Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Incierto regreso

EFE | Sábado 18 agosto, 2012



Incierto regreso
Rafael Nadal padece el Síndrome de Hoffa, y es duda en el duelo España – Estados Unidos, por Copa Davis.

Primero fue quedar fuera de la olimpiada, luego se anunció que igual no estará en el Abierto de Estados Unidos y podría seguir Copa Davis, lo único concreto es que el futuro de Rafael Nadal es incierto, pese a los saludables augurios de los médicos del tenista.
Angel Ruiz Cotorro, médico de Nadal, afirmó a EFE que la lesión que sufre el tenista “es molesta y dolorosa, pero no importante”.
El Síndrome de Hoffa, dolencia que padece el jugador, es una “inflamación del tejido graso” por detrás del tendón rotuliano y que “parte de la tendinitis” que sufrió el español en el pasado.
El tenista se someterá a pruebas en las próximas semanas, pero el mismo Cotorro no se atreve a dar una fecha de retorno para el siete veces campeón del Roland Garros, ante la pregunta de si estará bien para los enfrentamientos contra Estados Unidos, lo que pone en duda su presencia del 14 al 16 de setiembre en Gijón, donde España enfrentará a Estados Unidos por la Copa Davis.
Por su parte, Nadal tiene algo más importante por qué preocuparse que el cuarto lugar del ranking o los torneos que se perderá, y eso es una definitiva recuperación.
“A estas alturas de mi carrera el ranking no es lo más importante”, expresó el español, que añora que su rodilla vuelva a estar preparada para afrontar un Grande, al que quiere volver pero en el máximo de sus condiciones.
Entre las lesiones más serias que ha afrontado Nadal hasta el momento están la fractura por estrés en el pie izquierdo que lo mantuvo alejado de las pistas tres meses en 2004, idéntico periodo de baja que sufrió en 2005 por una inflamación de la misma articulación, la cual también le costó un mes de descanso en 2006.
Desde el escafoides del tarso del pie izquierdo en 2005 a los problemas de tendinitis que sufre desde el último Abierto de Australia en la rodilla izquierda y un último revés conocido como el síndrome de Hoffa.
“No es la misma lesión en el tendón de los últimos años”, explicó el manacorense a EFE. “Es algo diferente y creo que esto es positivo porque los tendones están muy recuperados comparados con la situación de los últimos tres años. El problema está en la grasa de Hoffa, que está algo inflamada”.
Rafa busca ahora recuperar, aunque sea por un determinado tiempo su mejor estado, “alargar la carrera tenística lo máximo posible”, y por eso se baraja incluso la posibilidad de reducir en su programa el número de torneos sobre pista dura que tanto le perjudican a sus rodillas.
Sobre el compromiso en Gijón, Nadal dice que “mi ilusión es estar allí”, pero no esconde su deseo de una carrera larga, larga, que lo lleve en plenitud de condiciones, aunque con cuatro años más en su espalda, por la revancha a los Juegos Olímpicos en Río 2016 y retomar el trono que no pudo defender en Londres.

Luis Rojas y EFE
[email protected]