Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



NACIONALES


Incertidumbre se desliza entre los intereses

Wilmer Murillo [email protected] | Lunes 15 marzo, 2010



Analistas no vaticinan resultados más allá de junio
Incertidumbre se desliza entre los intereses
• Cuanto menor sea la inflación menor es el nivel de tasas de interés nominales, para mantener márgenes adecuados de tasas reales

Wilmer Murillo
[email protected]

La continuidad de una colocación agresiva de bonos por parte del Banco Central en los primeros meses debería haber puesto presión al alza en las tasas de interés. Falso.
Debido al elevado déficit fiscal, el Ministerio de Hacienda podría verse obligado a incrementar su fondeo mediante el mercado de capitales, y presionar al alza los intereses. Tampoco, al menos por ahora.
La mayor participación del Banco Central y del Ministerio de Hacienda en el mercado bursátil, a través de colocación de bonos en subastas y ventanillas, ha sido absorbida por el mercado sin materializar esta situación.
Por otra parte, muchos de los recursos que anteriormente estaban colocados en Central Directo ahora se han colocado en estos bonos.
Ambas realidades ilustran la dificultad de anticipar el resultado de la variable, y hasta plantean que la teoría económica puede quedar fuera de blanco en algunas ocasiones.
La situación económica actual tiene suficiente incertidumbre como para intentar un pronóstico sobre tasas de interés más allá de junio de este año, dijo Jorge Baltodano, gerente de asesoría de Aldesa.
Al menos los analistas coinciden en que el panorama de tasas de interés no presenta grandes sobresaltos.
La tasa básica pasiva, que es la tasa referencia para muchos préstamos, en lo que va de 2010 ha estado variando entre el 8% y el 8,25%, niveles que alcanzó luego de que desde octubre de 2009 se empezara a dar una disminución en los intereses, producto de la menor inflación.
Durante una presentación sobre perspectivas, especialistas de Aldesa, manifestaron que al menos por lo que resta del semestre se espera estabilidad en las tasas de interés locales e internacionales.
La estrategia económica del nuevo gobierno parte de la premisa de una era de estabilidad de las tasas de interés, a fin de animar el crédito y por su medio estimular la producción y el empleo.
Es difícil pensar, sin embargo, en tasas de interés fijas para los créditos ya que los intermediarios financieros tendrían dificultades para mitigar el riesgo. “Es decir, si los bancos prestan a determinada tasa fija y posteriormente las condiciones de la economía varían provocando un aumento de las tasas de interés, entonces los intermediarios financieros se verían afectados por un incremento en el costo de su fondeo, no así en los ingresos de operación”, explicó Gina Ampiée, gerente general de INS Valores.
Lo que sí es factible para la experta es que los créditos sean indexados a alguna tasa de Central Directo, las cuales, a diferencia de la tasa básica pasiva, son menos volátiles y determinadas por el Banco Central de acuerdo con las condiciones de la economía y del sistema financiero.
Lo anterior se contrapone a lo que están ofreciendo los bancos en la Expomóvil, por ejemplo, en la que están fijando la tasa en dólares a plazos entre cuatro y cinco años. Sin embargo, siendo en esa moneda el riesgo de volatilidad es menor.
Pero en materia de incertidumbre, al que no quiere caldo, dos tazas. Durante los últimos días ha surgido la expectativa de incrementos de tasas en dólares debido a que la Reserva Federal de Estados Unidos elevó la tasa de redescuento a bancos, dando señales de normalizar los tipos de interés ante una recuperación de la economía.
Respecto a las tasas de interés en dólares, a pesar de que aún prevalecen intereses bajos a nivel internacional, en el mercado local tanto las activas como pasivas son superiores.
Un incremento en la tasa de interés podría reducir el dinamismo de la recuperación de la actividad económica y, dependiendo de su magnitud, provocar una nueva contracción del producto interno bruto.
Desde octubre de 2009 se empezó a dar una disminución en los intereses, producto de la menor inflación. Sin embargo, esta caída se detuvo porque las expectativas inflacionarias aún no se alinean con la meta del Banco Central.
Los intermediarios financieros tampoco han realizado bajas significativas en tasas este año porque están cautelosos en cuanto al crecimiento del crédito e incluso se han mantenido colocando los recursos en inversiones financieras más que incrementando significativamente la cartera de préstamos.
Los márgenes de rentabilidad con que opere la banca también influyen sobre las tasas de interés, ya que cuanto mayor margen de intermediación deseen mantener las entidades, con menor velocidad se reducirán las tasas de los créditos, señaló Gina Ampiée.