Incertidumbre se apodera de negociación con Europa
Enviar
Retiro de la ronda por parte de Nicaragua provocó suspensión del diálogo
Incertidumbre se apodera de negociación con Europa

• Empresarios costarricenses consideran que atraso sería como una “tumba” para las exportaciones nacionales
• Centroamérica solicitará a Europa que se continúe sin nicaragüenses

Natasha Cambronero
[email protected]

Luego de que Nicaragua tomara la decisión de abandonar la mesa de diálogo, la incertidumbre se ha apoderado de las negociaciones en torno a un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE).
Los pinoleros solicitaron una prórroga de seis meses a la UE para analizar cuáles serían los beneficios que obtendría su país con la entrada en vigor de este acuerdo.

Por medio de carta formal, el grupo negociador nicaragüense comunicó su posición a sus homólogos de los demás países centroamericanos.
“Por considerar que no hemos podido persuadir a las demás delegaciones centroamericanas de establecer con toda claridad las necesarias salvaguardas que permitan a la región equilibrar y compensar mínimamente las profundas asimetrías que entrañe la conducción de este acuerdo de asociación… se decide no continuar en la VII Ronda de Negociaciones”, indica la misiva.
Ante esta situación, los grupos negociadores de Costa Rica, El Salvador, Honduras y Guatemala se reunieron con la delegación europea para solicitar que el acuerdo se lleve a cabo sin Nicaragua.
La intención de las cuatro naciones es que el país pinolero se mantenga como observador de las rondas y que decida cuándo quiere volver a incorporarse, pero sin tener que suspender las negociaciones y así poder llegar al cierre técnico en el primer semestre de este año, explicó Bruno Stagno, canciller costarricense.
Ante la solicitud planteada, la UE no ha comunicado una posición definitiva, pero aseguraron mediante un comunicado de que prensa que “evaluaremos los efectos de esta decisión. Reiteramos nuestro compromiso de continuar trabajando en aras del mejor resultado posible en beneficio de los pueblos de nuestras regiones”.
La intención de Nicaragua es posponer las negociaciones durante seis meses o que se desechen los pilares de cooperación y político, y se continúe con solo el dialogo comercial mediante un tratado de libre comercio. Sin embargo, la idea no agrada al sector productivo del país.
La suspensión de las negociaciones por ende atrasarían la entrada en vigor del Acuerdo de Asociación y con ello algunos compromisos ya adquiridos se estarían tambaleando.
“En estos momentos existe incertidumbre sobre la posible reacción que tenga Europa ante la petitoria de continuar con una Centroamérica de cuatro y no de cinco, y al mismo tiempo, cómo eso afectará algunos compromisos que se están adquiriendo en este acuerdo que trascienden o se relacionan con nuestra integración regional, de la cual Nicaragua es parte”, aseguró Mario Montero, vicepresidente ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Industria Alimentaria (Cacia).
Asimismo las exportaciones nacionales serían las más afectadas, pues el 70% de la mercadería que se vende al Viejo Continente es costarricense, además este mercado da empleo a 125 mil personas en el país.
“La suspensión de las negociaciones sería una tumba para el acuerdo con Europa, pues El Salvador cambiará de grupo negociador con el cambio de gobierno y la UE también. Además algunos productos como la piña, el melón y el palmito se verían perjudicados, ya que podrían perder los beneficios arancelarios con que actualmente cuentan”, dijo Sergio Navas, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Exportadores de Co
sta Rica (Cadexco).
La posición tomada por Nicaragua, aunque no fue reprochada por el Gobierno costarricense, tampoco fue vista con buenos ojos, pues creen que “ellos estaban buscando cualquier p
retexto para abandonar las negociaciones”, afirmó Marco Vinicio Ruiz, ministro de Comercio Exterior.
El grupo negociador costarricense espera que en las próximas horas o días la UE se pronuncie a favor de las negociaciones y decida continuar sin Nicaragua.
Durante la VII Ronda en Tegucigalpa, la delegación pinolera suspendió en dos ocasiones las negociaciones, pues el lunes se levantó de la mesa al no tener un consenso en el monto del Fondo Común de Crédito Económico Financiero.
“Tanto la UE como Centroamérica no están de acuerdo con los cerca de 60 mil millones de euros que Nicaragua esta solicitando para el fondo, pues cada país de Centroamérica tiene que desembolsar 1,22 mil millones de euros, lo cual es una suma excesiva”, añadió Stagno.


Ver comentarios