Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Incentivo fiscal para fondos inmobiliarios se amplía

Carolina Acuña [email protected] | Lunes 07 octubre, 2013



Nuevas reglas generan más liquidez a actuales inversionistas

Incentivo fiscal para fondos inmobiliarios se amplía

Oponentes califican de injusta la medida


El reciente cambio que permite que un fondo mutuo (conocidos como fondos de inversión) pueda ser constituido por solo dos personas vino a solucionar el problema de varios fondos, sobre todo inmobiliarios, que debían liquidarse cuando dejaban de cumplir el mínimo de 50 inversionistas. Pero pone en duda, por primera vez, la necesidad de mantener un incentivo fiscal para este instrumento.
La duda surge porque si usted hace una inversión inmobiliaria normal tiene que pagar un 30% de impuestos sobre las utilidades y un 15% sobre los dividendos, mientras que si lo hace mediante un fondo de inversión solo paga un 5% de impuestos sobre el ingreso bruto y otro 5% sobre los dividendos.
¿Por qué tienen menos impuestos a fondos mutuos? Este tratamiento preferencial surgió en 1998, con la aprobación de la Ley Reguladora del Mercado de Valores, cuando se crearon estos instrumentos para dar a los pequeños inversionistas la oportunidad de ahorrar en algo más que certificados a plazo.
Pero como reclamó el candidato a diputado, Ottón Solís, este cambio constituye un portillo para pagar menos impuestos para los dueños de tierras y edificios y los desarrolladores, quienes ahora solo necesitan dos inversores para tener su propio fondo y gozar del beneficio fiscal creado para grupos de pequeños inversores.
Aunado a lo anterior existen dudas de si alguna vez fueron fondos para favorecer a pequeños inversores, dado que pueden existir fondos donde el 99% de las participaciones sean de una persona y el 1% restante de los otros 49 socios, por lo que el beneficio fiscal sería básicamente para un gran ahorrante.
Lo cierto es que el tratamiento fiscal más suave que tienen los fondos genera distorsión para las otras actividades que son gravadas con el 40,5% ( 30% renta + 15% dividendos) algo que los oponentes dicen no se justifica en un contexto donde el gobierno tiene un déficit y más bien está buscando eliminar las exoneraciones y tratos preferenciales.
Aunque este cambio se hizo, no para ampliar beneficios fiscales, sino para darles liquidez a los fondos, sobre todo luego de la crisis inmobiliaria, donde los fondos dedicados a este sector sufrieron la salida de muchos inversores, y si se quedaban con uno menos del mínimo requerido se tenía que liquidar el fondo. El problema se habría resuelto con solo permitir que los fondos actuales (que enfrentaran problemas de socios que salían) pudieran tener menos inversionistas momentáneamente, y así mantener el mínimo requerido para los nuevos fondos.

Carolina Acuña
[email protected]