Enviar
• Competencia con la banca no es vista como barrera
Impulso al mercado de valores no pasa solo por cambio de ley
• Agilidad en registros y procesos, menos restricciones y poder ofrecer valores internacionales son los pasos que hay que dar, según puestos de bolsa

Para los representantes de muchos puestos de bolsa la mayoría de los pasos a seguir para impulsar el mercado de valores son ajustes que no pasan por cambios de ley, sino mejoras a nivel de reglamentos y procesos.
Además, no ven como obstáculo que los dueños de los puestos de bolsa sean los bancos, sus principales competidores en tema de dotación de recursos al sector privado.
Actualmente, el mercado de valores está en revisión, dada su poca profundidad y variedad, además de la incapacidad que ha demostrado de ser una fuente de capital al que las empresas recurran para crecer y generar desarrollo económico.
Por ello, la Presidencia de la República, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda declararon de interés nacional el desarrollo de esta opción financiera no bancaria, y un comité de expertos fue nombrado para buscar soluciones al lento desarrollo.
El siguiente sondeo de INVERSIONISTA podría aportar a la hoja de ruta que los jerarcas del sector financiero se propusieron elaborar este 2012 para enrumbar el desarrollo del mercado.
Por ejemplo, al presentar la declaración de interés nacional y el comité que analizará las acciones a tomar, hace un mes, el cambio de la ley de mercado de valores fue uno de los temas apuntados, sin embargo, para muchos puestos de bolsa la mayoría de las eficiencias se pueden conseguir apretando otras tuercas. Suavizar algunas reglas es una de las opciones propuestas.
“La definición e implementación de mecanismos menos restrictivos para la titularización de obras públicas es un aspecto que permitiría canalizar en mayor medida los ahorros (principalmente de operadoras de pensiones y fondos de inversión) a los proyectos de infraestructura física pública”, señala Vanessa Olivares, gerente BCR Valores Puesto de Bolsa.
“Actualmente ya se observan proyectos titularizados, pero según participantes importantes del mercado financiero nacional este esquema podría tener mayor potencial”, añade.
Entre las ventajas mencionadas de ajustes en el registro de emisiones ligados a proyectos de concesión de obra pública, está que son planes que democratizan el ahorro interno y hasta generan condiciones propicias para atraer la inversión extranjera.
Uno de los argumentos para cambiar algunas otras normativas es que los mercados son cambiantes y la legislación debe estar diseñada de tal forma.
“La legislación debe estar diseñada de tal forma para que en el futuro cualquier cambio no esté supeditado a la letra estricta de una ley que pretenda legislar la operativa de los mercados y que por tanto impida la adaptación al cambio de esos mercados”, explica Alvaro Gómez, gerente general de BN Valores.
Para Gómez, la ley debe preocuparse no solo por los pequeños inversionistas, sino también integralmente por el mercado como un todo y eso incluye emisores, inversionistas, intermediarios, proveedores de precios, operadoras de fondos y de pensión entre otros.
Otra de las premisas citadas es que la fuerte regulación hace oneroso el participar en el mercado, ya que aunque una empresa reconozca que es más ventajoso emitir acciones o bonos para capitalizarse, “el trámite viene con un montón de condiciones que son un costo oculto. No es tan fácil ni tan ventajoso”, asegura José Rafael Brenes, gerente general de la Bolsa Nacional de Valores (BNV).
El futuro de esta sugerencia de los participantes bursátiles podría ser alentador, dado que mientras Juan José Flores, exsuperintendente de Valores, señala que lo que muchos pretenden es desregular el mercado, y su enfoque fue de una regulación sólida basada en los estándares internacionales; Carlos Arias, el nuevo jerarca está a favor de revisar las reglas y avanzar más lentamente en esos aspectos.
Otra de las propuestas sonadas para aumentar la variedad de instrumentos en el mercado es la posibilidad de negociar más valores internacionales.
“Para ello es importante revisar el marco normativo, de manera que se faciliten los mecanismos de oferta y negociación de valores internacionales en nuestro país (procesos de homologación expeditos)”, dijo Juan Francisco Rodríguez, gerente general Popular Valores.
Una de las maneras de hacerlo es realizar alianzas con reguladores de otros mercados para disponer de la información para que los inversionistas puedan acceder mercados más líquidos, pero con información suficiente para la toma adecuada de decisiones.
La necesidad de mejor coordinación y comunicación es otro de los aspectos resaltados, dado que la efectiva organización y relaciones entre las instituciones públicas y privadas que tienen incidencia sobre el mercado de valores. En Costa Rica, Hacienda y Banco Central son los jugadores más grandes, el sector público es cerca del 95% de lo transado.
A pesar de que existen señalamientos puntuales de Flores de que existe un conflicto de intereses en el génesis de la BNV, dado que sus dueños son los puestos de bolsa que a su vez tienen como dueños los bancos (principales competidores de la bolsa en otorgamiento de recursos), todos los entrevistados niegan que eso sea perjudicial, sino más bien que los bancos no son competidores de los puestos de bolsa, sino que realizan funciones complementarias.
El poco desarrollo de instrumentos innovadores y el mercado accionario, por parte de los puestos de bolsa, se aduce en parte a que ese conflicto no solo hace que el negocio de la bolsa sea marginal, al ofrecer la mayoría de las veces el crédito bancario como la mejor opción para empresas, sino que hay productos que ni siquiera ven su nacimiento por la sola posibilidad de que puedan competir con los bancos.
Eso no es cierto. “Los bancos más bien han contribuido a facilitar los procesos de custodia y liquidación de operaciones. Los conflictos de interés que se presumen no se eliminan en ningún negocio, se administran para que no se materialicen actuaciones indebidas. Hasta la fecha la legislación actual y los reguladores han sabido supervisar adecuadamente estos conflictos, si los ha habido”, explica Gómez.
Los anteriores aportes son parte de lo que la comisión liderada por el vicepresidente Luis Liberman probablemente valorará para hacer los cambios a un mercado que, parafraseando al mismo Liberman, ha dejado mucho que desear y no ha dado la talla, sobre todo en su rol dinamizador de la economía, de dotar a las cientos de empresas nacionales de recursos frescos para nacer, crecer y expandirse fuera de las fronteras.



Carolina Acuña
[email protected]

Ver comentarios