Impuestos y votos es lo que piden separatistas de los catalanes
Los separatistas han diseñado un sistema que permite a los catalanes pagarle en cambio al gobierno regional. Shutterstock/La República
Enviar

Impuestos y votos es lo que piden separatistas de los catalanes



 El presidente separatista Artur Mas necesita que los catalanes le confíen sus impuestos además de sus votos para que pueda llevarlos a la independencia, según un juez designado para elaborar los planes para un nuevo estado.
Los políticos y los comentaristas españoles debaten si el movimiento independentista de Mas tendría mandato para separarse de España si obtuviera el control de la asamblea regional con menos de un 50% de los votos en las elecciones del domingo.
Carles Viver Pi-Sunyer, ex juez del Tribunal Constitucional y asesor de Mas, dijo que en realidad el listón es más alto.
“Cuando me preguntan si se trata de la mayoría de los votos o de la mayoría de las bancas, yo digo que de la mayoría de las personas que le pagan impuestos a Cataluña”, dijo Viver.
El control de los ingresos tributarios es el núcleo central de la lucha de poder entre los funcionarios de Barcelona y los de Madrid.
En este momento, el Estado español es el depositario de los datos de los contribuyentes y recauda los principales gravámenes, incluidos los impuestos a las ganancias y a las empresas.
Las autoridades también están estudiando la manera de que las autoridades regionales puedan acceder a la base de datos completa de los contribuyentes catalanes así como al registro de la propiedad, señaló Viver en una entrevista que tuvo lugar el lunes en su oficina de Barcelona.
El desafío de los funcionarios catalanes es que la agencia impositiva española tiene facultades para congelar las cuentas bancarias de los ciudadanos si no recibe pagos, lo que plantea un dilema a los catalanes que quieren apoyar la causa. Ese riesgo puede eliminarse creando “seguridad jurídica y haciendo las cosas bien”, dijo Viver sin dar detalles.
El gobierno catalán, que recauda alrededor del 5% de los impuestos de la región, necesita el dinero para crear las instituciones de un nuevo estado, entre ellas un sistema de pensiones.
Si obtiene el control de un porcentaje mayor de los impuestos, también podría obligar al gobierno español a negociar porque su déficit de presupuesto, el segundo de la Unión Europea en magnitud, lo hace vulnerable a las alteraciones de su flujo de caja.
El primer ministro español Mariano Rajoy se niega a entablar negociaciones tendientes a avanzar hacia la independencia porque considera que el proceso es ilegal. El gobierno central está creando un cortafuegos legal con demandas ante el Tribunal Constitucional.
Mas puso a Viver al frente de su Consejo Asesor para la Transición Nacional, pero el cargo fue suspendido cuando el gobierno español presentó una demanda ante el Tribunal Constitucional de Madrid en julio.
“Es una fantasía pensar que vamos a recaudar todos los impuestos desde el primer día, pero no es verdad que no vayamos a recaudar ningún impuesto” dijo Viver.

Bloomberg

 

Ver comentarios