Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


Impuestos: ¿Sí o no?

Arnoldo Mora [email protected] | Viernes 28 octubre, 2011



Impuestos: ¿Sí o no?

Un tema ha ocupado la agenda política del país de manera casi obsesiva en los últimos gobiernos: la aprobación de una reforma tributaria que dote al Estado de más ingresos para paliar uno de los mayores desafíos que afronta el país: el déficit fiscal. Aprobar el presupuesto anual del Estado y las nuevas cargas impositivas, constituye el acto legislativo por excelencia del Primer Poder de la Nación. Si solo eso hiciera la Asamblea Legislativa, la razón de ser del parlamento en cualquier régimen democrático, se justificaría plenamente.
Pocas leyes hay tan importantes como dotar de recursos al Estado y establecer la manera cómo distribuir esos recursos. Allí se ve la política real. Allí se ve quién gobierna en Costa Rica de hecho y no formal o retóricamente.
Pero el Poder Ejecutivo, ahora en manos del PLN, debe contar con que es un gobierno de minoría, lo cual quiere decir que debe negociar TODO, máxime después de que la oposición se ha aglutinado en torno a una alianza que ostenta el poder en el Congreso y controla tanto el Directorio como las comisiones.
Ahora que se trata de saber quién debe pagar impuestos y por cuál monto, Cuesta de Moras se ha convertido en el epicentro en donde convergen todos los grupos de presión. Lo hecho frente al intento de cambiar el presupuesto no es más que un entrenamiento para cuando se dé la verdadera batalla, cual es la aprobación de la reforma tributaria. El asunto ya ha hecho reaccionar a los grupos de presión de la sociedad civil. Y no es para menos.
Yo diría que encierra uno de los grandes desafíos que debe asumir América Latina, la región más desigual del planeta. Los países industrializados han podido desarrollarse gracias a que allí el capital paga altos impuestos. Por el contrario, las oligarquías criollas, en alianza con los monopolios trasnacionales, se niegan a hacerlo en nuestros países. Aquí no se paga ni la mitad de lo que el capital paga en Europa y en Estados Unidos.
Solo hay una manera de lograr una sólida estabilidad política en la región y es hacer que los impuestos directos sean la fuente principal de ingresos para el sector público. Solo así se podrá superar la brecha social y se estará en condiciones de modernizar a estos países.
Solo así podremos asumir con posibilidades de éxito los retos de este mundo globalizado. Solo invirtiendo en lo social, como lo acaba de decir la Presidenta brasileña a los europeos, podrán evitarse las grandes convulsiones sociales que se multiplican por doquier. Solo así se podrá controlar la violencia y mejorar la seguridad ciudadana.
Las cámaras patronales deben entender que la avaricia es el peor de los vicios porque mata, no solo al rival, sino a todo el que la cultiva. Los empresarios tienen derecho a lograr ganancias. Nadie les va a exigir que sean la Madre Teresa. Por lo que deben ver los impuestos directos como una inversión en seguridad ciudadana, en bienestar para los sectores medios y populares, en estabilidad política.
Si se empeñan en centroamericanizar a Costa Rica, todos pagaremos la factura, lo cual equivale a cavar su propia sepultura.

Arnoldo Mora

NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...