Impuestos atrasados de sociedades anónimas no caducan
“Las personas jurídicas morosas podrían ser inhabilitadas para operar, si no pagan lo que adeudan”, dijo Luis Chacón, socio de la firma BLP y especialista en temas de impuestos. Esteban Monge/La República
Enviar

201601142033530.recuadro-8.gif
A pesar de que la Sala IV declaró ilegal el cobro del impuesto a las sociedades anónimas a partir de enero de este año, esto no implica que las personas jurídicas que están atrasadas en el pago del tributo hayan quedado automáticamente exoneradas de sus deudas atrasadas.
Por el contrario, los morosos podrían ser sancionados con multas e intereses y, en el peor de los casos, sufrir la desinscripción de la sociedad anónima, si esta cumple tres periodos atrasados.
Paralelamente, el Registro Nacional puede dictar la inhabilitación de la sociedad para emitir certificaciones de personería jurídica, mientras esta no pague de manera temporal.
“Las sociedades anónimas ya no tienen que pagar este impuesto a partir de este año, sin embargo, las deudas de periodos anteriores sí deben cancelarse, ya que de lo contrario, podrían ser inhabilitadas”, dijo Luis Chacón, socio de la firma BLP y especialista en temas de impuestos.
Las sociedades anónimas que arrastran deudas del año pasado, deben cancelar unos ¢200 mil en caso de estar activas, mientras que aquellas que no lo están, unos ¢100 mil, además de las multas y los intereses correspondientes.
A finales de enero del año pasado, los magistrados de la Sala Constitucional declararon ilegal el impuesto a las sociedades anónimas, al considerar que los diputados no siguieron el procedimiento legislativo correcto para aprobarlo, ya que se violentó el principio de publicidad que exige la publicación del texto en el diario oficial La Gaceta.
No obstante, en la resolución de los magistrados también “se dimensionó la sentencia”, con el objetivo de que esta se aplicara a partir de enero de 2016.
El impuesto en cuestión fue creado por el anterior Congreso para frenar los problemas de inseguridad, por lo que tiene un destino específico.
Para 2015, el Ministerio de Seguridad Pública esperaba unos ¢43 mil millones provenientes de este tributo, sin embargo, a setiembre del año pasado solo se habían recaudado ¢26 mil millones.
Se trató de conocer la cifra final de recaudación, así como la cantidad de sociedades anónimas morosas, pero al cierre de edición, la oficina de prensa del Registro Nacional no facilitó la información.
Al aplicarse la sentencia de la Sala IV en todos sus extremos, se crea un hueco en el área de seguridad millonario, por lo que el presidente Luis Guillermo Solís impulsa una ley para revivir el impuesto.
La propuesta ya se discute en la Asamblea Legislativa y es considerada por Zapote, como uno de los proyectos estrella de estas sesiones extraordinarias.
Sin embargo, de momento no cuenta con el respaldo del PUSC ni del Movimiento Libertario.
“Estamos reacios a aprobar cualquier impuesto en estos momentos, porque sentimos que el Gobierno no tiene autoridad moral para pedirles más a los costarricenses, sobre todo, después de un presupuesto despilfarrador por ¢8 billones”, dijo Johnny Leiva, diputado del PUSC.
Mientras tanto, las bancadas de Liberación, el PAC y el Frente Amplio, sí estarían dispuestas a validar la iniciativa.
En el caso de los verdiblancos, se está a la espera de un texto sustitutivo que defina entre otras cosas, nuevos montos del tributo, con el objetivo de no afectar a las familias que suelen poner sus bienes a nombre de una sociedad, manifestó Antonio Álvarez, diputado de ese partido.
Con el apoyo de esas tres bancadas, el Gobierno lograría los 38 votos que se requieren en el plenario para revivir el impuesto a las sociedades anónimas.

Ver comentarios